destacadas home Gente |

Finaliza viacrucis de señor intentando conseguir espacio libre en la playa


La larga y tortuosa procesión de cargar dos cavas, arrear a cinco niños y conseguir un espacio libre en la playa Los Caracas, Edo Vargas, llegó a su fin para el padre de familia Arnaldo Torrealba.

El rito, que repiten cada año miles de familias venezolanas, consiste en hacer un recorrido grupal a través de largos caminos de arenas calientes mientras se clavan chapas de cerveza en los pies descalzos, todo con el fin de encontrar un lugar donde reposar bajo el intenso sonido del reggaetón que emana de los toldos contiguos. “Hoy es un día para la reflexión, para el sacrificio, para recordar a todos aquellos padres y madres que, día a día, tienen que soportar vejaciones extraordinarias para llevar un rato de esparcimiento a sus hijos” explicó el señor Torrealba, con llagas en sus manos generadas por el asa oxidado de una vieja cava.

“Pero al final vale la pena, después de tanto sufrimiento, uno tiene que esconder las pertenencias para que no te roben, espantar a los vendedores y medio disfrutar del mar; lo que es casi imposible porque hay tanta gente que uno entra al agua como en una sola masa, es algo comunitario, como Jesús hubiera querido el día de su crucifixión. Eso sí, el toldito hay que cuidarlo como a una hermana menor, cualquier descuido y alguien entra y se queda.” Finalizó Torrealba mientras se daba cuenta que ya tenía la mitad de su pelo convertido en clinejas por una vendedora que no había contratado.

cargando...