VERGONZOSO: Mucama intenta colarse en habitación de Lionel Messi para pedirle una foto

Deportes

VERGONZOSO: Mucama intenta colarse en habitación de Lionel Messi para pedirle una foto

La llegada a Caracas de Lionel Andrés Messi —y su otro apellido que nadie recuerda— para disputar el próximo jueves el partido de eliminatorias de la Conmebol entre Argentina y la Vinotinto sorprendió a la población venezolana, que no recibía la visita de alguien importante desde la muerte de Cerati. Quizás sea esta locura colectiva la que permitiría justificar las acciones de la mucama Nicolasa Pintón, dueña de un bigote muy particular, que se coló en la habitación de la estrella para pedirle una foto.

Enviamos a nuestro pasante subpagado hasta el Hotel Humboldt —al cual logró acceder diciendo que era primo de Tareck Al Aissami— para entrevistar a la mucama, Nicolasa Pintón, minutos antes de que se lo llevaran cargado 30 agentes del FAES: “Compañeros y compañeras, esto es un malentendido, yo realmente soy Nicolás Maduro. Yo no trabajo aquí, solo quería una foto con el mejor del mundo después de nuestro Gigante Sideral Todoterreno Bajo Mantenimiento Autolimpiante y por supuesto de Maradona, ese sí era buen jugador; hasta amigo mío, me visitaba y todo. No como Messi, que tengo que disfrazarme para que acceda a tomarse una foto conmigo. ¡Basta de discriminación! Yo no le he hecho nada a nadie, solo a 30 millones de personas, pero si lo comparas con los siete mil millardos de millones de personas que viven en el planeta no es nada, desde aquí con mi traje de mucama le digo a la derecha messiísta parissanyermaincista vamos a ver si ustedes logran tener una foto con Messi, los reto”, finalizó Nicolasa Pintón, mientras le daba dinero al FAES para que no se la llevaran. 

De inmediato nuestro pasante esperó que Messi se subiera al único ascensor que funcionaba en el Hotel para entrar detrás de él, justo al cerrarse la puerta, y así conseguir en exclusiva sus impresiones sobre el acoso de la mucama —y un selfie—: “¿podés creer que la minita de limpieza tenía bigote? ¡Yo no lo podía creer! Ya cuando vi la cama mal hecha lo sospeché, dije ‘me están cargando’. Cuando la vi limpiando el inodoro con un librito azul que se sacó del bolsillo, ya me dije ‘Che, Leo, andáte, esta no es una mucama, es un chabón. Re turbio’. Ahí fue que intenté escapar, pero me bloqueó la puerta, estaba como fuerte la mina, wacho” le comentó Messi a nuestro pasante, segundos antes que cinco guardaespaldas le fracturaran los brazos.

PUBLICIDAD