Breves Gente |

Taquito rompe las leyes de la física al viajar por el internet y pegarle a compañero de clase virtual

En un evento que los científicos solo pudieron describir como un “descalabro a las leyes de la física” ocurrió hoy en Caracas, durante la clase de matemática virtual del 6to. grado del Colegio Santo Tomás de Villanueva, cuando Germancito lanzó un taquito que se convirtió en ceros y unos para viajar por Internet hasta la computadora de Miguel, su compañero de clases, donde se hizo nuevamente corpóreo para pegarle en toda la cara.

El doctor Matt Scheiber, PhD del Instituto de Tecnología de Massachussetts, habló sobre este increíble suceso que ha impresionado a la comunidad científica y al departamento de mecánica cuántica de la UNEFA: “Esto es un evento sin precedentes. Hay taquitos que por su aerodinámica, la forma en la que son elaborados, la cantidad de papel, los pedazos de borrador, ligas, hasta algún escupitajo de un bully desgraciado, pueden alcanzar velocidades de más de 100 kilómetros por hora; pero este que lanzó el niño Germán hoy simplemente rompió los límites del tiempo y el espacio, transcendió a la quinta dimensión. Esto siempre se creyó posible en la teoría, pero los expertos siempre pensaron que para lograrse algo así se necesitaba una fuente de energía que la tecnología humana aún no ha sido capaz de crear; obviamente esa energía se materializó aquí, solo puede existir en la maldad de los niños en primaria. Esa maldad es tan grande que logró no solo que los taquitos metafísicos se conviertan en información, viajaran por Internet y luego se materializaran en la pantalla del otro compañero para pegarle directamente en la cabeza; lograron además todo eso con el internet de Venezuela, algo inexplicable. De verdad, esto es algo que redefine la ciencia tal y como la conocemos”, afirmó Scheiber, mientras daba su almuerzo a Germancito a cambio de que no le lanzara un taquito de papel aluminio con restos de arepa en la cabeza.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.