Política |

En su cumpleaños Maduro no deja que más nadie le dé a la piñata

El responsable de que la cama presidencial amanezca mojada, Nicolás Maduro, celebró este viernes su cumpleaños número 56 junto a sus familiares más cercanos, amigos íntimos y Elías Jaua. El festejo ocurrió con total normalidad hasta que llegó el momento de la piñata, donde Maduro decidió que él era el único que le iba a pegar, a pesar de que en votaciones previas había salido como ganadora la opción de que todos participaban.

El organizador del evento, Elías Jaua, quien también hizo las veces de pinta caritas, habló de lo imposible que fue que Maduro diera el palo. “Ay no, nuestro presidente obeso, perdón, obrero, se puso todo bravo y hasta gritó ¡ÑO, ÑO Y ÑO QUIEYO! cuando le intentamos quitar la cosa esa que sirve para pegarle a la piñata, que no voy a decir su nombre porque si no todos después me chalequean. Pero bueno, como les decía, no hubo manera que Madu, –como le digo yo de cariño– cediera su poder. Intentamos calmarlo con su chuchería favorita, que es galleta de chocolate con chispitas de carne mechada. Pero nada, con decirte que ni la misma Cilia lo pudo hacer entrar en razón y eso que cuando ella muestra la correa Fendi hasta yo me asusto. De verdad es que no hubo manera de que alguien más le diera a Peppa Pig y eso que hasta Diosdado había llevado su mazo. Aunque, si les confieso algo, esto no importa mucho, porque nosotros sí estábamos invitados al cumpleaños y algún caramelo de la piñata rota siempre nos va a salpicar”, afirmó Jaua, quien, a pesar de babearse entendió que lo que pasa con esta piñata es lo que pasa con Venezuela.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.