Nacionales |

Abren tienda de venta de efectivo venezolano en la Quinta Avenida de New York

En la actualidad, es más fácil conseguir un nude de Maite Delgado en el que se le vea la cara, que dinero en efectivo. Esta situación ha hecho que los escasos billetes que existen se vendan en el mercado paralelo a un precio por encima de su valor nominal de hasta tres o cuatro veces más, o bueno, a lo que le dé gana al vendedor. Aprovechando toda esta situación, el emprendedor -o dicho en otras palabras: “Ese Tipo se Rebusca”- de 41 años, Jorge Guedes, inauguró la primera tienda de avance de bolívares en la Quinta Avenida de la ciudad norteamericana, Nueva York.

Nuestro pasante subpagado, a quien le tocó ir a la Gran Manzana pues no tenía para pagar el estacionamiento en Caracas, habló con el señor Guedes sobre su nuevo emprendimiento: “A ver príncipe cómo te explico esto, uno tiene que estar donde estén los billetes, y ahorita casualmente el billete está en los billetes (risas) ¿o es que acaso no te has dado cuenta que ahorita cualquier cash como tal es más preciado que el último tequeño de una fiesta? Por eso es que la gente se está matando tanto por pagar lo que sea por tener el billullo en la mano. Así que como yo sé que igual la gente que tiene pagar lo que realmente cuesta el dinero, no es cualquier pelagato por ahí, sino gente con poder adquisitivo per se, decidí abrirme esta tiendita aquí, para que cualquier enchufado pueda darse un paseo por la Quinta Avenida, comprarse sus carteras Gucci, sus lentes Prada y además llevarse efectivo para cuando regrese a Maiquetía pueda pagar su taxi sin tener que estar pasando roncha de ‘¿ay, usted tiene punto o acepta Pago Móvil?’. O bueno, también puede usar el efectivo para lanzarle una bombita al escolta que vaya a recogerlo. Es decir, que hagan lo que quieran con su dinero, pero aquí pueden conseguir de todo. Billetes de 10, de 20, es más, hasta te tengo en primicia los del nuevo cono monetario. En apenas un 2475% más de su valor nominal pagadero en verdes, una ganga pues, ¿te vas a quejar, papa?”, afirmó Jorge Guedes mientras veía a nuestro pasante correr hacia el aeropuerto pues había recibido una llamada de que su vehículo tipo Fiat Uno del año 96, no podía pernoctar en el estacionamiento o sería remolcado.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.