Top |

9 cosas que son peores que lavar pocetas en el extranjero

Nicolás Maduro, la persona que usa la banda presidencial para jugar al Miss Venezuela, pidió ayer a los venezolanos que han emigrado por la severa crisis económica del país que regresen al país y “dejen de lavar pocetas”.

Estas declaraciones generaron mucha polémica, pues no parece muy consecuente que el autoproclamado “Presidente obrero” vea con malos ojos un trabajo manual, sea cual sea; sobre todo un trabajo que es mucho más digno que ganarse licitaciones bajo cuerdas, cualquier cosa que haga Odebrecht o beneficiarse del hambre de un pueblo. (Aunque pensándolo bien, quizás Maduro siempre dijo: “Presidente obeso” y fuimos nosotros los que entendimos mal).

Sin embargo, en la redacción de El Chigüire Bipolar nos ofendimos en nombre de todas esas personas que están trabajando honestamente fuera de nuestras fronteras y por nuestro pasante subpagado, quien limpia tan bien la poceta que hasta se puede tomar agua del tanque; por eso decidimos traerles a ustedes 9 cosas que son mucho, pero mucho peores que lavar retretes en el extranjero.

Usar perreras: Aunque esta actividad tenga muchas cosas en común con lavar pocetas —como el olor, el calor o los gérmenes a los que se está expuesto— una no es más que un trabajo por el que se devenga un sueldo y la otra el único transporte público que le queda a los venezolanos.

Ver pornografía con Internet lento: No hay nada que mate más las ganas que abrir el sitio de tu preferencia, pasar 6 o 7 páginas antes de elegir un video, moverte unos metros porque a tu cama no llega bien el WiFi, volver a cargar el video y darte cuenta de que se guinda a los 10 segundos. Mentira, nada puede matarnos las ganas, pero el internet venezolano casi casi lo logra.

La programación de los canales nacionales: Después de una jornada de 8 horas limpiando pocetas, llegas a tu casa, te bañas y listo. Después de pasar 2 horas viendo La Bomba, el olor a señora chismosa mantenida te quedará para siempre.

Sacarse el Carnet de la Patria: El Carnet de la Patria es igual que una enfermedad venérea, jamás podrás esconder que lo tuviste —o lo tienes—.

Comer productos de la caja CLAP: Porque el sabor que los productos del CLAP dejan en tu boca es peor que lo que sientes cuando tu novia te dice “mi amor, hace 6 meses que no me baja”.

Salir con tu pareja ganando sueldo mínimo: Esto más que peor que lavar pocetas en el extranjero, es imposible.

Elías Jaua: Maduro dice que no hay nada más asqueroso que lavar un baño público, pero ver las constantes gotitas de saliva que Elías Jaua cuando habla, es algo mucho más repugnante.

El hedor del Metro de Caracas: Viajar en este sistema de transporte es ir por cada estación olfateando la gama de olores más nauseabundos, fétidos y asquerosos que pueden haber en la Tierra; después de oler eso, limpiar pocetas es una experiencia llevadera e incluso agradable.

Los pensamientos de Maduro: No hay nada peor que ser gobernado por alguien que cree que su pueblo no es capaz de hacer nada más que lavar pocetas. Es decir, sabemos que mucha de esa gente votó por él, pero hasta ellos pueden conseguir otras cosas que hacer.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.