Nacionales |

Comunicado de disculpas de El Chigüire Bipolar a Diosdado Cabello

Esta semana, los accionistas del periódico El Nacional, ofrecieron un comunicado a la opinión pública en el que negaron tener participación o responsabilidad alguna en lo que el oficialismo ha dado por llamar “ataques” a la persona de Diosdado Cabello, vicepresidente de la Asamblea Nacional Constituyente y señor tenebroso.

Motivados por la seriedad que nos caracteriza como medio —y porque en las afueras de nuestra oficina siempre hay unas camionetas sospechosísimas— la prestigiosa sala de redacción de El Chigüire Bipolar no se queda atrás y también ofrece su comunicado alertando a la opinión pública que en ningún momento quisimos difamar, insultar, o vilipendiar el nombre del único dirigente del gobierno que jamás ha llorado viendo Coco.

 

A LA OPINIÓN PÚBLICA

Yo, El Chigüire Bipolar, titular de la cédula de identidad número 120.173.189, que por cierto está vencida hace rato, con ocasión del proceso seguido por ante el Tribunal Centésimo Septuagésimo Segundo de Décima Instancia en funciones de Juicio del Circuito Judicial de la Justicia Justiciera e Injusta del Área Metropolitana de Caracas, Mansiones de los Cabello y sus Zonas Aledañas, según expediente número 2TNS1PPTS0, expresamos nuestra posición en torno a las publicaciones realizadas por el pasante subpagado en fechas 29 de diciembre del 2017 y 7 de febrero, 27 de febrero, 28 de marzo y 20 de junio del presente año, en las cuales se le atribuyó al ciudadano Diosdado Cabello Rondón, titular de la cédula de identidad número 8.370.825 (y quien no debería estar publicando su cédula así, porque por ahí hay mucho pillo) una importante participación en hechos tales como: restregarle en la cara al pueblo venezolano sus destrezas en la preparación del pernil navideño, ver Coco sin echar ni una lagrimita, ser poseedor de todas las Gemas del Infinito, darse baños de asiento inmerso en queso suizo fundido y usar sus poderes constituyentes para ponerse de primero en todas las quinielas del Mundial, y que tales hechos estarían siendo investigados en su contra por parte de los órganos federales de Justicia de los Estados Unidos de América, ese imperio malo, malo, maluco.

Al respecto, señalamos lo siguiente:

  1. Obviamente eso lo escribió el Pasante Subpagado, titular de la cédula de identidad, de domicilio La Candelaria, edificio José Gregorio Hernández, piso 9 apartamento 9-C, su cuarto es el de servicio (pero no vayan a perder tiempo buscándolo allí, porque se pasa las 24 horas del día en la oficina).
  2. Deploro que estos chistes de bajo gusto le hayan causado alguna molestia al ciudadano Diosdado Cabello Rondón, o que le hayan interrumpido alguna de sus espléndidas parrillas, sus partidas de Polo o sus jornadas en el yate en La Orchila.
  3. Estoy obviamente en total desacuerdo con dichas publicaciones y las rechazo, me lavo las manos con el jabón chimbo ese que es el único que se consigue en la Farmacia y por si acaso me pongo un antibacterial que le conseguí hace como 6 años en el escritorio del pasante, y que le ha ganado cierta fama de amanerado en los pasillos de nuestra oficina, pero bueno, estas acusaciones tan graves que mancillan su reputación y su hombría no han podido ser confirmadas ya que no hay pruebas de que nuestro pasante sea de alguna u otra tendencia sexual —más allá de la ocasional navegada en YouPorn— ya que vive encerrado en la oficina.

Caracas, diciembre del 2018.

NOTA: El Chigüire Bipolar deja constancia, como podrá imaginar quien lea este expediente, que este comunicado que le embarra la vida al pasante subpagado fue escrito por él mismo, bajo amenaza.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.