Nacionales |

Sorprendente: Maracaibo todavía existe

En la vida hay muchas cosas que sorprenden a todos por su existencia: la gasolina refinada por PDVSA, la gente que aún paga en bolívares y que todavía exista vida en Maracaibo. Este es uno de los grandes misterios de la actualidad: ¿cómo una ciudad en la que falla el agua, la luz, el cable, el internet, el gas, el aire acondicionado, la recolección de basura y cualquier resquicio de vida moderna, sigue existiendo?

La comunidad científica, que durante décadas ha buscado vida en otros planetas o estrellas, bien podría voltear la mirada hacia Maracaibo. ¡Cuántos enigmas para la ciencia esconde nuestra segunda ciudad! Cualquier científico debería aplaudir por tener una hipótesis como esta: ¿cómo todavía existe gente que, a pesar de que el gobierno les quite la luz 20 horas al día, logran permanecer en sus casas, como si “el sol amado” no las calentara con la misma intensidad que las hormonas de un adolescente bailando reggaeton en una discoteca? ¡Cuántas tesis no se podrían hacer sobre Maracaibo! Una ciudad que lleva años sufriendo los problemas que otras apenas van comenzando a padecer; según una teoría, Maracaibo es la ciudad que está en el futuro de la tragedia, la que viene del futuro a advertirnos a todos de lo que nos viene. Pero lo más interesante para los estudiosos del tema no debería ser que siga existiendo, si no la forma en que la gente ha inventado nuevas formas de tener servicios, mediante plantas eléctricas, pozos artesanales, seguridad con sus propios vigilantes; en fin, estaríamos diciendo que Maracaibo básicamente existe porque sus edificios son comunidades totalmente autonómicas de Venezuela. ¡Ahí hay material para más de un PhD! Quizás la clave de toda esa resistencia sea el ímpetu con el que los marabinos cuidan su legado: el culto a la gaita, a la cerveza Regional y a la Mayonesa Kraft jamás debería ser olvidado por nadie. ¡Ahí les dejamos esa idea, científicos!

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.