Nacionales |

«No me han tocado en semanas» confiesa carro a su terapeuta

El aislamiento, la ansiedad por falta de gasolina y la depresión que viven los que cumplen años este mes, son unas de las razones por las cuales muchas personas han acudido a terapias vía internet o teléfono en los últimos días. Hoy fue el caso de un Aveo 2011, quien por primera vez llamó a un profesional para desahogar sus penas, comentar de la falta de contacto humano que ha tenido y aprovechar de pedir que le revisen el aceite.

Estos tiempos difíciles de mucha incertidumbre pueden sacar a luz temas que teníamos tiempo sin reflexionar. El Chevrolet Aveo es de aquellos que ha confesado que la cuarentena le afectó en diferentes niveles y a pesar de la confidencialidad terapeuta-paciente, nos compartió parte de lo que dijo en su sesión de la tarde. “No me han tocado en semanas. Ya no me siento atractivo, siento que no soy suficiente. Veo como a varios carros le dan una vueltica, para ir al mercado o a la farmacia. A algunos los prenden solo para que no se dañen, ¡imagínate ese amor! Extraño ese agarrón en la manilla, que me toquen el volante, ese bajón que siento en el chasis cuando mi dueño se monta. Ya no sé qué hacer. Ni un cariñito me hacen, estoy sucio por dentro y por fuera y no pareciera importarle a nadie. Parezco vehículo de ministerio. A veces he activado la alarma de repente en la noche solo para ver si se asoman a verme, pero nada. Le dan al botón del control y se vuelven a dormir. Me siento muy solo, desquerido”, admitió el Aveo, quien dice recordar con nostalgia cuando el chamo de la bomba le limpió el parabrisas sin que se lo pidiera.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.