Top |

8 destinos a los que es más fácil llegar que a cualquier parte de Venezuela

Conseguir efectivo para comprar esos pasajes que venden el mismo día que vas a viajar —porque adquirirlos antes es imposible— o terminar ayudando al chofer cuando la unidad se accidente son algunas de las cosas por las que deben pasar los viajeros que se embarcan en la aventura que puede ser viajar por carretera en Venezuela. Así que para que planifiquen mejor sus próximas vacaciones, decidimos regalarles 8 lugares a los que es más fácil llegar que a cualquier destino de Venezuela, así quede a cinco minutos de donde estés.

La Antártida: Con sistemas de cruceros (totalmente eficientes que jamás han sido hundidos por un glaciar), llegar a la Antártida es vulgarmente “una panza”, a diferencia de conseguir una unidad de Conferry que aún no se haya convertido en un submarino y te pueda llevar a Margarita.

Al cumpleaños del nuevo novio de tu ex: Este es un lugar al que nadie aconseja ir, pero por dignidad. Si a pesar de todas las recomendaciones decides ir, este seguirá siendo un destino que te romperá menos el alma que tener que visitar 7 cajeros para sacar el efectivo necesario para pagar la parte del chamo que te está cuadrando el pasaje para poder ir a Maracaibo, Mérida o San Cristóbal.

El Área 51: Ubicado en el medio del desierto de Nevada, este misterioso destacamento de la CIA, apartado celosamente de los ojos más curiosos, protege los secretos mejores guardados de la Humanidad. Sólo un loco se atrevería a adentrarse al Área 51, pero habría que ser 10 veces más demente para atreverse a bajar de un expreso que se quedó accidentado en la Autopista Regional del Centro a la altura de Turmero.

Winterfell (o Invernalia, si estás leyendo esto desde España): Básicamente se le puede llegar por cualquier vía: a pie, caballo, dragón, por barco, y hasta tocando un árbol que causa alucinaciones y te hace voltear los ojos. Eso sí, lleva abrigo porque a diferencia de cualquier autobús que haga viajes en Venezuela, aquí sí hace frío.

Chernobyl: Por los altos niveles de radiación ocasionados por el accidente nuclear ocurrido hace 32 años, las inmediaciones de este lugar han sido clausuradas al público en general; aún así es más sencillo esquivar la seguridad y lograr entrar a las ruinas de este pueblo que encontrar un bus funcionando en el Big Low Center después de las 6 de la tarde. En el Big Low el riesgo de contaminación es más alto, además.

El corazón de la selva en el Congo: Con un brote de ébola confirmado esta zona es más peligrosa que salir con dos mujeres que son amigas. Sin embargo, nada de esto te quitará más el sueño que los madrugonazos que tendrás que hacer para conseguir pasajes en el de La Bandera.

Asgard: Aunque parezca insólito, te aseguramos que es más sencillo invocar a un antiguo Dios nórdico que abra un portal del cielo que literalmente te succionara para llevarte a la ciudad natal de Thor que conseguir pasajes en un expreso que vaya de Caracas a El Tigre.

El corazón de Diosdado: Sin duda no hay lugar más difícil que sea más difícil de llegar que a este. Es más, muchos dudan de su existencia. La leyenda dice que es un lugar tan frío y tenebroso que puede paralizar hasta a un niñito de 5 años después de tomarse un litro de Frescolita. Si de verdad te propones llegar aquí, tendrás que pagar un alto precio: casi tanto como el que te cuesta un pasaje Caracas – Ciudad Bolívar. Especialmente porque ya no existen vuelos entre Caracas y Ciudad Bolívar. Gracias a la gente, que como el dueño de este corazón, maneja el país.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.