Nacionales |

No somos inocentes, somos pendejos

Untitled-2

Crisis siempre hemos tenido; pero como esto, nunca. Los anaqueles vacíos se hicieron la norma. El bolívar “fuerte” no vale ni el papel en el que está impreso. Las reservas del país las dejaron vacías. Algunos advirtieron que todo esto pasaría, pero la gran mayoría, borracha en dinero fácil y en ideología barata, prefirió ignorar las alertas, subir el volumen y seguir la fiesta. Bailando la conga aún cuando delante lo que había era precipicio. Y es apenas ahora, cuando es poco el suelo que hay bajo los pies, que entendemos lo que significa caer; ya no sabemos si por inocentes o tan sólo por pendejos.

“La bonanza petrolera más grande de nuestra historia”. Da arrechera leer esa frase, ¿verdad? Después de dos horas de hacer cola bajo el sol por alguna migaja, suena a ironía, a cuento de camino, a mentira. Después de tanta cola sabrosa, después de tanto enfermo penando por una simple medicina, después de tanto “no hay”, es sencillamente imposible creer que por nuestras arcas hayan desfilado esa descomunal cantidad de billete. ¿Dónde esta ese dinero? El gobierno —y una gran parte de la población, hay que decirlo— prefirió hacerse la vista gorda, optó por no ver lo que pasaba detrás de cámaras. No les importó el desfalco que se hacía con Cadivi. No les importaron los fondos fantasmas que nunca se auditaron, ni las empresas de maletín, creadas para desangrar el erario. No les importó seguir imprimiendo bolívares sin respaldo, aunque todos sabían que eso lo pagaríamos con inflación. No les importó, así como no les importa que ustedes y nosotros estemos haciendo colas infinitas bajo el sol, pues no hay gríngola más poderosa que el dinero fluyendo a manos llenas. Pero ahora que el chorro se cierra, ya no se sienten tan revolucionarios. Ahora que el chavismo hace aguas, aparecen izquierdistas críticos por todas partes, advirtiendo los errores más obvios que decidieron ignorar durante años. Por más que quieran esconderlo, ellos no son inocentes. Y estemos claros: aquí en esta vaina ya nadie es inocente, es verdad; pero mucho menos lo es el que hasta ayer aplaudía ciegamente la comparsa.

¿Tocamos fondo? ¿Es este el tan temido “llegadero”? Perdonen que destrocemos su inocencia, pero no, no lo es. 2016 está ahí, amenazante, a la vuelta de la esquina. Con un puñal en la mano, listos para demostrarnos que sí, que siempre se puede estar peor. ¿Volveremos a tener alguna vez una oportunidad como esta? ¿Nos merecemos otra oportunidad como esta? ¿Será necesario que toquemos fondo para aprender finalmente la lección? ¿Terminaremos de entender que la verdadera riqueza es la que viene del trabajo duro y no del subsuelo?

cargando...