Destacada Nacionales |

Inocente Venezuela

baneras

Un país importador sin dólares. Un país monoproductor que produce cada vez menos. Un país con los números en rojo. Un país que gastó su dinero a manos llenas en vallas y pendones. Un país que a veces no parece un país, se asemeja más a una finca en ruinas con algunos aeropuertos.

Un país genéticamente caudillista y ahora, que no hay más elecciones, que la popularidad no importa, vuelve a su estado pánfilo y conformista. Ya casi nadie se molesta en disimularlo, se ve en las ojeras del ministro y en la cola para la leche. Estamos quebrados. Por inocentes.

Llega el 2014 a restregarnos en la cara el moho hediondo del pesebre comprado a dólar viejo. Tocará ver como todos los precios se disparan; y habrá que decirle adiós a la ilusión estúpida de que tenemos el “derecho” de disfrutar una gasolina ridículamente barata. También tendremos que hacernos la idea de ver anaqueles vacíos y de descubrir como se impone, poco a poco, un racionamiento velado.

Y, muy probablemente, seguiremos cayendo por inocentes, creyendo que todo esto es culpa de la conspiración de un imperio o de que la oposición está agüeboniada. Como si no tuviéramos culpas, como si un silencio aquí o bajar la cabeza ante el poder no es, también, entregar la finca.

Desde el poder se lavarán las manos y seguirán allí, acumulando riquezas, mientras nos seguirán viendo como los inocentes que viven de puente en puente, de playa en playa y de feriado en feriado, cambiando el futuro por un dólar subsidiado o un televisor a “precio justo”. Feliz día, inocentes todos.

cargando...