Entretenimiento |

Horacio Blanco: “Yo quisiera que los políticos tomen Calcibón para que tengan mucha salud en sus caderas”

Luego de la controversia de los últimos días, conversar con Horacio Blanco en estos días no es una tarea fácil. Para lograrlo, tuvimos que disfrazar a nuestro pasante subpagado como el pasante de la emisora comunitaria popular Radio Socialista Pachamámica Tirapiedras Camilo Cienfuegos Catia 107.1 FM La Contestataria; sólo así, logramos que nos recibiera hoy domingo en su casa.

Horacio Blanco (HB): Venceremos, camarada. Siéntate, mi pana. ¿Qué te tomas? ¿Café, té, agua, un jugo, un anisito con Frigurt?

El Pasante Subpagado Disfrazado De Ñángara (EPSDDÑ): No vale, no te molestes. Yo con una arepa con queso amarillo, café con leche y un batido de patilla tengo. Cero Splenda, que eso es de marico.

Así comenzó una amable entrevista dominical, como esas que incluyen los periódicos normales para hacer su edición más gruesa y más cara. Blanco ni siquiera espero la primera pregunta; apenas esperó que el pasante se sentara para comenzar a hablar libremente. Al menos eso creemos.

HB: Pana, es una roncha todo lo que pasó esta semana. No creas que uno no se frustra cuando sacan de contexto mis palabras. Quisiera que entiendan que Desorden no es un partido, no nos gusta sentar posición. Queremos estar bien con todo el mundo, especialmente si ese mundo es el que nos gobierna desde Miraflores. Yo no tengo nada en contra de los políticos. Es más, yo quisiera que los políticos tomaran Calcibón, que hicieran ejercicio regularmente, para que sus caderas les duren muchísimo. Que lleguen a viejos sanitos, caminando fino. No hay nada que me dé más dolor a mi que ver a un político caminando con un bastón o una andadera. Esa vaina me arruga el corazón. Si eso le va a pasar a alguien, que sea a alguien de oposición.

EPSDDÑ: Claro, claro. Pero coño, me parece que una vaina es pedir derecho a réplica y otra bajarse los pantal…

HB: Pero es que no, pana. Ya que me dieron permiso para hablar de eso, déjame decirte que bueno, que uno cuando es joven dice muchas vainas sin pensarlas, pero con el paso de los años te das cuenta que uno no puede andar deseándole a las clases gobernantes todas esas cosas malas. Pido perdón por eso también. Coño, por más que traben la puerta, hay que dejarlos quietos, nada de estar echándolos pa’ fuera. Esa gente sufre mucho para llegar ahí, pana; y una vez que lleguen, que se queden. Dios me los cuide y me los proteja.

EPSDDÑ: Ajá. Sí, de bolas, lo que tu digas, Horac…

HB: No pana, es que no puede ser que lleguen unos chamos con unas guitarras y una batería y un peo y un mojón mental que si “ay sí, vamos a cambiar el mundo” y se pongan a protestar contra unos políticos que lo único que quieren es lo mejor para nosotros, pana. Coño, esa gente sacrifica mucho por nosotros. Toma, por ejemplo, al Camarada Presidente Comandante. Ese pana podría estar ahorita bien tranquilazo, dando clases en la Academia Militar. ¡Coño, pana, ese tipo dejó atrás esa vida tranquila para meterse en este peo de tener a su disposición aviones, ejército, tribunales, PDVSA y todo eso! ¿Tu sabes lo difícil que tiene que ser eso, para además tener que estar calándose que uno le diga corruptos y guisadores y que la están cagando por andar armando a la gente?

EPSDDÑ: Viéndolo desde ese punto de vista, Horacio, creo que estás pelando bolas y que la estás cag…

HB: Coño no, pana. ¡Esas vainas me arrechan! Llega cualquier pendejito con un corte de pelo cool decir que hay que meter al presidente en un sanatorio, que nos engañan como a guevones y eso no puede ser. Un músico no puede ponerse en esas vainas; un músico a hacer canciones bonitas, para cantarle a los culitos, como lo hace Servando y Florentino, a hacer sus conciertos con las Alcaldías, forrarse de plata y ya. Caplís la cagó, pana; podrá arrecharse por lo que dije y lo que estoy diciendo, pero bueno, ese es mi pana de toda la vida, yo sé como controlarlo. Le brindo unas curdas, le regalo un Blackberry y ya está.

EPSDDÑ: Bueno Horacio, pero habrán por ahí conciencias que no se vend…

HB: ¿En Venezuela? ¡Psssst! ¿No me estás viendo, pues?

EPSDDÑ: No me parece. Pero si me brindas otra arepita, te edito esta entrevista para que quedes como un campeón.

cargando...