Política |

Señor que quebró al país envía carta explicando cómo lo hizo

giordani1

La mañana de hoy, el mundillo político venezolano amaneció conmocionado luego de leer la carta donde un señor mayor explicó al país como quebró al país.

La carta sorprende desde el principio, por su abierto tono confesional, tan infrecuente en estos tiempos de funcionarios soberbios e inauditables: “Como ya todos saben, salgo del tren ministerial. No, estos ingratos no me ofrecieron una embajada o un consulado, como solía hacerlo el Gigante con sus ministros, cada vez que su popularidad tocaba fondo. Me sacan como un perro. Pero me voy con la frente en alto, con la satisfacción del deber cumplido, porque durante todos estos años lo único que hice fue cumplir con la misión que el comandante Chávez me encargó: quebrar a este país. Trabajo al que dediqué todo mi tiempo y mis esfuerzos; trabajo que hice con esmero, con sus altos y bajos, o mejor dicho, solamente con los bajos, porque altos nunca tuve. ¿Ustedes saben lo que es eso? ¿Volver mierda una economía petrolera? No todos pueden hacerlo, y yo lo hice. Pueblo de Venezuela: aprovecho que me prestaron este laptop, porque el mío se dañó hace 6 meses y no consigo ni repuestos ni cómo reemplazarlo, para hacerle llegar estas reflexiones, para contarles como fue que lo logré. Por supuesto no lo contaré todo, porque ya eso forma parte de mi secreto profesional. Sería muy bruto de mi parte revelar todos mis secretos, para que la persona que me reemplaza copie mi estilo y gane créditos con mi sapiencia. No, no señor. Que se las arreglen ellos, a ver si logran destrozar una economía de la manera como yo lo hice.

”Me voy con la frente en alto, con la satisfacción del deber cumplido con la misión que el comandante Chávez me encargó: quebrar a este país.”

— Jorge Giordani

Luego de varios párrafos de retórica inocua que podemos saltar, en los que nombra a Chávez unas 600 veces (para poder congraciarse con el electorado chavista y lanzar sus críticas sin ser catalogado de traidor, lo clásico, pues) pudimos leer algunos de los métodos que el ahora ex ministro empleó para lograr su descomunal tarea. “Bueno, sí. Se imprimió dinero inorgánico para revivir la economía antes de las elecciones. Gran cosota, todo el mundo lo hace. No es mi culpa: a esa impresora había que ponerla a funcionar, no puede ser que solo se usara para las fotos de gaticos que pone la secretaria en su cartelera. También se nos acusa de poner a PDVSA a gastar a lo loco toda la plata del país, sin llevar ni una sola cuenta. Lo hicimos, sí. Pero tampoco es culpa mía: si ustedes tuvieran la calculadora CASIO que yo tengo, que tiene una pantallita de 10 números nada más, hubieran hecho lo mismo. Se devaluó, también. bastante. Sí, devaluación. Así como lo oyen. ¿Se creyeron lo de la moneda fuerte? ¡Culpa de ustedes, que son bien inocentones; no mía! Nadie los manda. Bueno, también está lo de CADIVI, SITME, SICAD, CENCOEX y todo ese poco de letras que yo ya ni entiendo. ¡La culpa es de ustedes, que en vez de protestar por eso se iban a viajar barato por toda Europa! También dejamos que aquí todo el mundo metiera la mano en las cuentas, franceses, cubanos, chinos, venusinos. Bueno, dejó Nicolás, yo no, yo no fui. A mi no me vean. Si hubiera jabón, me lavara las manos mejor, pero me toca sólo con agüita y restregarme bastante. Y con lo marrón que está saliendo esa agua, asco”.

cargando...