Nacionales |

Cansados de esperar autobus, pasajeros se van a sus casas en trencito

La crisis del transporte público se está haciendo sentir a todo lo largo y ancho del territorio nacional. Cansados de esperar a autobuses que son cada vez menos frecuentes, cientos de habitantes de Caracas decidieron irse todos a sus casas haciendo el popular trencito de las fiestas.

Al ritmo de un “¡Weeeeeepa!”, la encargada de liderar el trencito, la señora Nuria Gómez, explicó el funcionamiento de este particular medio de transporte. “Mira chico, tenía horas en esa parada, sudando como un cochino, esperando a que se dignara a pasar una camionetica, pero nada; con decirte que tenia tanto rato ahí de pie que las batatas se me pusieron durísimas, como cuando una hace clases de Zumba dos días seguidos. Y yo no era la única que estaba así, todos en la parada estábamos igual, his-té-ri-cos. Así que nos pusimos a pensar entre todos algo, porque de alguna manera teníamos que llegar a nuestras casas. Después de un rato se nos ocurrió hacer el trencito, que de alguna manera es un vehículo también, ¿no? ¡Ay no, que risa! Entonces me puse de primera y todos en fila india, agarrados por la cintura. Hombre, mujer, hombre, mujer —o bueno, hombre-hombre también, porque basta ya de la homofobia y de esa rabia con esa gente medio rarita— y así le dimos. Para indicarle a todos que íbamos a arrancar, gritaba ‘¡Eh, eh, eh!’. Quien quería pedir la parada con decir ‘¡Pa’ bajo, pa’ bajo!’ tenía. La verdad es que funcionó bastante bien. Es más, hasta hubo gente de otras paradas que nos pidió montarse y nosotros con un fuerte ‘¡Vamos negro pa’ la conga!’ lo aceptábamos. ¡Hasta vendedores de bolígrafos y de Bolibomba tuvimos! Así que bueno, ya busqué mi gorro de hora loca y si mañana ese carrito vuelve a tardar en pasar le damos de una, ‘¡Agachaditos, agachaditos!’ y listo”, aseguró la señora Gómez, quien también confesó que lo único malo del trencito es que cuando se bajan todos los pasajeros ella queda bailando sola como una loca.

cargando...