Gente |

Discusión inteligente sobre matrimonio gay es interrumpida por “ayyy parchiiiita”

En la tarde del lunes, un grupo espontáneo de jóvenes se reunieron en los jardines de la Universidad Central de Venezuela para discutir sin tabúes el delicado tema del matrimonio entre parejas del mismo sexo. La conversación, demarcada por la inteligencia de los argumentos y el respeto mutuo, fue inadvertidamente interrumpida por la frase “Ayyyyyyyy parchiiiita” proveniente de un vendedor de raspados.

Eduardo Monsalve, un joven estudiante, dio detalles del saboteo infantil y homofóbico del vendedor. “Estaba discutiendo junto a varios estudiantes de derecho sobre los obstáculos que padece la comunidad gay al no poder oficializar sus compromisos. Y bueno, cuando comenzamos a hablar de las dificultades que tienen las parejas homosexuales para tramitar herencias, compra de inmuebles, créditos, trámites para seguros y otros asuntos que para mi son parte de los derechos humanos básicos, el vendedor de raspados pasó y gritó ‘Ayyy parchiiiita’ y nos preguntó si queríamos un Chupi-Chupi mientras se agarraba el pene.”

Jackson Vírguez, vendedor de raspados de la Universidad aseguró que le incomodó escuchar esa conversación en un lugar público. “¿Qué es eso? Como van a estar hablando de que los pargos puedan casarse. ¡Eso es contra-natura! En la Biblia dice que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, aunque también hay una parte donde intentan matar al hijo de alguien porque una voz en el cielo lo pidió, pero no importa, uno agarra lo que vale. Por eso tuve que detenerlos con mi grito de ‘Ayyyyy Parchita, se perdió la cosecha’ que es como me enseñó mi papá a hablarle a los mariposones. Y no me vengan a hablar sobre adopciones, eso es peor todavía. ¿Cómo se va a criar a un niño sin su mamá? ¡Una aberración!” Culminó el señor Vírguez mientras le pegaba a su hija.

cargando...