Breves Nacionales |

SEBIN detiene por accidente a Elías Jaua y pasan tarde bien ladilla

elias

En lo que fue calificado oficialmente como un “desafortunado error, desafortunadísimo”, el día de hoy el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) detuvo por accidente al diputado oficialista, Elías Jaua, lo cual hizo que pasaran la tarde bien ladillados.

“imagínate el chasco cuando llegamos y le quitamos la capucha, y nos dimos cuenta que era nada más y nada menos que Elías Jaua”

–Omar Salazar

El comisario Omar Salazar, jefe del escuadrón de operaciones turbias del SEBIN, explicó lo sucedido. “No tengo problema en reconocerlo: estábamos muriéndonos de la envidia, viendo como nuestros colegas de Margarita estaban gozando un puyero atrapando y coñaceando escuálidos allá en la Isla y nosotros aquí, nada. Sin acción. Por eso fue que cuando el jefe llegó y dijo “bueno, ¿y esta cuerda de becas no me va a traer ni un diputado preso hoy? ¿Ni uno solito?” nos volvimos como locos y nos lanzamos de una pa’ la Asamblea. Vimos un bicho con chemisita naranja pagando y dijimos ‘¡Mande, aquí fue!’. Sin dejarlo hablar lo encapuchamos, lo montamos en la camioneta, le metimos unos coñazos y hasta ‘mariquito’ le dijimos. ¡Camino al Helicoide lo amedrentamos, le hicimos la clásica de mencionar con nombre y apellido a los familiares, hasta unos explosivos y unos dólares le habíamos metido en los bolsillos! Por eso imagínate el chasco cuando llegamos y le quitamos la capucha, y nos dimos cuenta que era nada más y nada menos que Elías Jaua. ¡Menos mal él es pana, ya nosotros antes le hemos investigado a unos carajitos, y no se picó ni nada! Pero lo grave no fue eso, sino que Elías se nos instaló en la oficina a echarnos cuentos de que si todo el carro que echó en la UCV cuando era de Bandera Roja, o de cuando fue canciller e iba gratis a Estados Unidos cada vez que quería, o el cuento de la niñera, o de cuando lo nombraron el super-mega-protector de Miranda, En fin, escuchando esa cháchara se nos pasó la hora buena para allanar o secuestrar, así que no nos quedó otra más que quedarnos toda la tarde ladillados, sin nada que hacer” afirmó el comisario Salazar, mientras se sacaba un moco con el dedo de un estudiante.

cargando...