Destacada destacadas home Nacionales |

En universo paralelo: Venezuela conquistada por alemanes también resulta un desastre

Según un reciente estudio de la Universidad Metafísica de Oviedo (UMO), se pudo comprobar la existencia de otra Venezuela, en un universo paralelo, que fue colonizada a finales del siglo XV por el pueblo germano; para sorpresa de todos el país análogo resultó ser tan caótico como el que hoy habitamos.

Para comproboarlo, y con la asesoría de investigadores de la UMO, enviamos al pasante subpagado a una cloaca en Capitolio que funcionó como portal interdimensional. Después de pasar 4 horas inconsciente y alucinando por el olor a heces, el pasante se trasportó a “Die Republik Talsperre”, la Venezuela alemana, donde entrevistó a Adelbert Dürrenmatt, historiador nativo de la población de “Ermattung”, que nosotros hoy conocemos como Puerto Ordaz. “La historia de nuestra conquista es muy peculiar. A Talsperre llegaron unos exploradores germanos súper estrictos, ordenadísimos y puntuales. Pero apenas se establecieron en el país se dieron cuenta de que aquí no había que prepararse para el invierno, pues el clima siempre es plácido; luego descubrieron que no tenían que cosechar mucho porque los frutos se dan de forma frecuente y natural” explicó Adelbert desde su hamaca tipo Bauhaus.

Según Dürrenmatt, la historia de Talsperre está llena de aprovechadores que buscaron fortunas rápidas y bendiciones azarosas que se convirtieron en yugo del futuro. “En un inicio, la economía basada en la siembra y exportación de repollo nos hizo abandonar cualquier otra labor; ni hablar de cuando descubrimos el petróleo, ahí sí que perdimos las pocas virtudes que teníamos. Nos convertimos en un país rentista y monoproductor. En lo personal pienso que somos unos groseros, usamos el hombrillo, nos coleamos y tenemos un problema que acá le llamamos la ‘Aufgewecktheit Criolla’ que nos hace creernos merecedores de más beneficios que los demás” Explicó Adelbert, al momento de preparar una salchicha de lapa.

“En fin, es una historia llena de golpes de estado, caudillos mediocres, pobladores que piensan que las soluciones a sus problemas están en manos de otros y no en ellos mismos. De esta manera terminamos bajo el mandato de Hugo Shävetz, un presidente populista que va por la sexta reelección gracias a varias reformas constitucionales. La economía del país es un desastre y reina una crisis de inseguridad, uno no puede salir a la calle sin que aparezca un hombre caucásico de dos metros a robarte el celular.” Finalizó Dürrenmatt al momento que Die Republik Talsperre intentaba clasificar, por primera vez, al mundial de fútbol.

cargando...