Internacionales |

Cumbre de Panamá fue un rotundo éxito para miembros de comitivas que fueron a pasear

17111126871_56bbc1a3b2_z

Una nueva cumbre presidencial finaliza hoy en la Ciudad de Panamá; y, como siempre, estas reuniones arrojaron un éxito rotundo en un grupo muy específico: los integrantes de las numerosas comitivas que aprovechan estas infructuosas reuniones para pasear y darse la gran vida.

“Claro que esta Cumbre fue un éxito. ¿No viste el buffet que me acabo de mandar? ¡Pffff! Aquí en el bolsillo me estoy llevando langosta y caviar para la piscina” afirmó Rogelio Quintana Flores, miembro de la comitiva venezolana cuya función nadie supo explicar muy bien. “Hay que ser muy malintencionado para decir que estas reuniones no sirven para nada. Paseamos, nos dieron tarjetas sin límite, pedimos room service, conseguimos prepagos, bebimos y comimos de lo mejor, nos dieron masajes, tuvimos acceso VIP a un montón de cosas que no conocíamos… Bueno, ahora que lo veo así, es lo mismo que hacemos en Venezuela todos los días. Pero en Panamá”.

Las pocas voces críticas que se atrevieron a señalar el turismo diplomático fueron silenciadas por los primeros mandatarios de Latinoamérica, que no veían la hora de terminar de aparentar que trabajaban para tomarse la foto e irse a gastar dólares a manos llenas. “¿Tú sabes que cansa? Tener que oír en un mismo día a Maduro y a Evo, como para tener que venir a escuchar también críticas sobre lo que ocurre tras bastidores en estas reuniones. Déjennos ser, no sean envidiosos. Si quieren disfrutar esto, láncense a presidentes” afirmó Dilma Rousseff, a través de una intérprete, claro, ya que hablaba en portugués y con la boca llena de trufas.

cargando...