Internacionales |

Venezolano va a España con 100 Bolívares y esto es todo lo que hizo

chigui2369834

Luis Rondón, un joven venezolano de 25 años de edad, también quiso hacer algo por su país y sintiéndose el propio Simón Díaz, se propuso viajar a España con tan sólo 100 bolívares. En exclusiva para El Chigüire Bipolar traemos toda su historia.

“Como yo sé que 100 bolívares no son mucho, antes de acurrucarme como polizón en la rueda del último avión de Conviasa que despegó para España, hice una lista de todas las cosas que iba a hacer estirando al máximo mi billetico:
– Dormir en banquitos de plaza durante un mes.
– Jalarle bolas a mis amigos venezolanos para que me dejaran bañarme en sus lavamanos.
– Alimentarme con un Bolibomba.
– Evitar caer preso, deportado o que me confundieran con un refugiado marroquí.
– Probar la prostitución.
– Comer hamburguesas sacadas de la basura de McDonald’s.
– Maldecir al control de cambio cada segundo de mi vida.

¿De dónde me salió la idea de hacer esto? Me inspiré en un artículo que salió en una web española, de un carajo que supuestamente cambió cien euros y como no lo asesinaron ni se le fracturó la columna con el peso del billetero que le dieron, decidió hacer un desnalgue a precios de golilla. Pero bueno, no divaguemos.

Apenas llegué al aeropuerto de Barajas, pude tachar de mi lista mi primer objetivo. Ahí mismo en el aeropuerto eché un guinde buenísimo, en las sillitas del aeropuerto. A las 3 horas me corrieron los guardias de seguridad y bueno, en metro me fui a la ciudad pasando pegaíto a un señor por el torniquete como aprendí en el Metro de Caracas. Es sorprendente la cantidad de bancos que uno ve cuando anda en plan de asegurarse un sitio para dormir con los presupuestos del turismo de la Quinta República. Madrid es una ciudad llena de placitas, plazoletas, estaciones de metro y de tren, todas llenas de bancos y sitios aptos para dormir. Y seguía teniendo mis cien bolos.

foto1

Afortunadamente me había llevado una lista de amigos que viven en Madrid, gracias a la diáspora de los últimos años, así que pensé que alguno me permitiría bañarme en su casa. Para llamarlos, iba a comprarme una tarjeta de teléfono de 5 euros, lo cual aparte de acabar de inmediato con mi presupuesto me hubiera dejado gravemente endeudado, pero me caí a coñazos con un indigente y pude arrebatarle un puñado de monedas, que usé para llamar a mis amistades. Ninguno me atendió, excepto Julián, que me dejó echarme un baño de vaqueros en su lavamanos. Check. Todavía mis cien bolos intactos.

foto2

A todas estas, el bolibomba que arranqué de la acera de la acera antes de entrar a Maiquetía para que no se me taparan los oídos en el vuelo seguía teniendo, por allááááááá, un saborcito, y eso bastó y sobró para mantenerme bien nutrido durante mi estadía. Es de destacar lo que llamé “el milagro del chicle”: si lo mascas mientras ves fijamente a otras personas comer, y le echas bastante imaginación, el chicle agarra el sabor de lo que ellos comen. No me preguntes cómo ni porqué, pero es verídico. Eso sí, quedas con un dolor de cabeza del carajo.

foto3

Una de las cosas que más me costó fue escaparme de las autoridades. Aparentemente, no sé porqué, a esa gente no les gusta tener personas marrones y con pinta de haberse bañado en un lavamanos vagando por las calles, así que debí acostumbrarme a dormir con un ojo abierto y otro cerrado. Me acostumbré a que me gritaran “sudaca”, “marroquí” y cosas peores, pero al final perseveré, triunfé y logré salvar el pellejo. Sin gastar ni un céntimo.

foto4

De lo que si no me salvé fue de caer en la prostitución. Fue algo sórdido, pero la plata que me había prometido el tipo era buena plata. Lástima que al final no me pagó. Y me robó y me coñaceó. Pero bueno, como es horario infantil, les ahorraré los detalles. Lo bueno es que el ladrón se llevó todas mis cosas —hasta el bolibomba, ¡malditos!— menos el billete de cien, que le pareció que no valía la pena. Qué raro. Pero por lo menos el experimento podía seguir adelante.

Pero el dolor de la golpiza fue poco si lo comparo al dolor que sentí en todo el cuerpo al tener que alimentarme durante lo que restaba del mes con hamburguesas de McDonald’s que sacaba de la basura. Y no es que la comida fuera tan mala (son hamburguesas que la gente dejó por la mitad o que no vendieron a tiempo, tampoco es tan grave) sino que subiéndome al container me resbalé y me torcí el tobillo.

foto5

Pero bueno, así y todo, coñaceado, prostituido, con el tobillo torcido, mal torcido y peor bañado, logré llegar al fin de mes sin gastar ni un solo bolívar. Lo mejor fue que pasé frente a la Embajada venezolana y como me vieron todo jodido, me ayudaron. Yo pensé que me iban a bañar y a alimentar nada más, pero no; me nombraron vicecónsul y ahora gano 10.000 euros al mes sin hacer nada, solamente tengo que sentarme en un escritorio durante la jornada laboral, que dura de 11 a 1 nada más, y decir “Viva Chávez” y amenazar a opositores por Twitter. Ahora vivo en un penthouse de 500 metros cuadrados en Salamanca, hago equitación, juego tennis, desayuno langosta y caviar y sigo teniendo mis cien bolos. Y como ya les mostré todo lo que se puede hacer en España con cien bolívares, ahora les muestro una foto de mi apartamento, por que sí, pues. Para que me envidien.

foto7

¡Viva Chávez!

cargando...