Destacada Gente |

Muere señor que llevaba 25 años diciendo “hay que esperar a ver qué pasa”

Señor_jose

De acuerdo a lo informado por sus familiares, la tarde del lunes pasado el señor Arturo Camacho murió de causas naturales, en la ciudad de Maracay. El difunto era conocido porque tenía al menos veinticinco años diciéndole a todo el que lo saludaba “hay que esperar a ver qué pasa”.

Embargados por la tristeza, familiares del hoy finado Camacho aseguraron que su padre nunca pudo ver materializado el escenario donde “veía que era lo que al fin pasaba” en el país. “Es muy triste que mi papá nunca pudo ver realizado su último deseo: ver qué pasaba. Él siempre decía: ‘Carlos Andrés nos echó una vaina, vamos a ver qué pasa ahora’, ‘Coño, tremendo vainón nos echó Caldera con esto del chiripero, nos tocará sentamos a esperar a ver qué pasa’, ‘Chávez nos fregó, hay que esperar a ver qué pasa’, ‘Chávez volvió a jodernos, vamos a esperar a ver qué pasa’, ‘Ahora la lavativa nos la echó Maduro, aguantemos a ver qué pasa’… y así poco a poco se le fue yendo la vida. Ahora nosotros continuaremos su legado, porque lo que está pasando con el CNE, la Asamblea y el TSJ es muy serio; pero hay que esperar a ver qué pasa” comentó Zulay Camacho, hija de Arturo, mientras se quedaba sentada viendo televisión.

En una de sus clásicas intervenciones no solicitadas, que utiliza de excusa para visitar nuestra oficina y pedirle al pasante que le compre café, el doctor Erwe Von Esse, director de la encuestadora Chigüianálisis, aseguró que aproximadamente el 93% de las personas que dicen “hay que esperar a ver qué pasa” realmente lo hacen por miedo a lo que pueda pasar en el futuro, por reprimir algún instinto asesino de esos que se producen al regresar del supermercado o porque simplemente no quieren salir de su zona de confort. “El empleo de la frase ‘mientras no toquemos fondo, hay que esperar a ver qué pasa’ demuestra un patrón muy común, especialmente entre personas mayores, que han vivido más experiencias y van perdiendo la capacidad de asombro en lo que respecta a política venezolana. ¿Terminará algún día su uso? Lo dudo; por lo pronto, habrá que ver qué pasa. Lo que si no veo que pase es el pendejito este por aquí, con el café en la bandeja. ¿Y entonces?” afirmó, mientras subía los pies en el escritorio, el doctor Von Esse.

link_camion_de_oreo

cargando...