Breves Gente |

Amigo tuyo que se fue hace un año te sigue diciendo “aquí, jodido” aunque ya tiene carro, apartamento y modelo como novia

Carlos Rodríguez, ese amigo tuyo que se fue del país hace un año, continúa respondiéndote “aquí, jodido” cuando le preguntas cómo le está yendo, a pesar de que en verdad ya tiene carro, apartamento y una novia que está bien chévere.

“lo que me da fuerzas para seguir aquí es mi novia, Irina Kuznetsov, quien me apoya full, ayuda con las labores del hogar pagando la señora y me deja tener relaciones con sus amigas”

–Carlos Rodríguez

Nuestro pasante subpagado —quien a juzgar por la insistencia con la cual pidió esta entrevista creemos está pensando en irse— conversó con tu amigo, quien explicó por qué continúa respondiendo con esa frase cada vez que le preguntas cómo le está yendo: “Coño, chamo, yo siempre le respondo lo mismo a mi pana allá en Venezuela porque yo sé que la cosa está jodida, y no quiero deprimirlo aún más contándole toda la roncha que uno pasa en esta vaina. O sea, aquí las vainas no son fáciles, todos creen que la cosa es salir y ya. ¡Qué va! ¡Hay que echarle bolas! Todos los días me paro a las 8 de la mañana, ¡8-de-la-ma-ña-na-cha-mo! y me toca mamarme una cola de 15 minutos —que a decir verdad, va lento pero rueda y todo, es una mariquera— llego a la oficina y me toca partirme el culo durante ocho horas, todo para poder pagar el crédito del apartamento de tres habitaciones, dos baños, cocina de mármol y la Land Rover que me compré. Y ojo, jodido, porque vivo apretado: con lo que me queda de dinero lo que hago es ahorrar, poner otro pelito aparte (con mucho sacrificio) para ir a esquiar el próximo diciembre, pagar los servicios, impuestos, salidas a comer, beber, mantener a mi mamá que sigue allá y comprarle la comida a ‘Pichi’, la boa que tengo de mascota. A este paso creo que a final de año sólo podré ahorrar unos 10.000 dólares, pero bueno, qué carajo. Es un parto, chamo. Por eso le digo a quien me pregunta que se lo piense bien, porque no es sencillo. Eso sí, lo que me da fuerzas para seguir aquí es mi novia, Irina Kuznetsov, quien me apoya full, ayuda con las labores del hogar pagando la señora (son ciento cincuenta cada vez que viene, imagínate), me deja tener relaciones con sus amigas y gracias a que su carrera de modelo está creciendo, cada vez aporta más dinero a la casa. Igual confío en que todo mejorará, porque dicen que el primero año es el más jodido” sentenció Rodríguez mientras le preguntaba “¿qué te pasa?” a nuestro pasante, que no dejaba de llorar.

cargando...