Horóscopo |

El Horóscopo Bipolar


Aries: Error del banco a tu favor te hará recibir 50$. Ganarás 25$ por segundo lugar en concurso de belleza. Colectarás 25$ de tus amigos por comienzo de temporada de ópera. Te darán 500$ simplemente por estar en el Free Parking. Pasaste por un lugar llamado Go y te cayeron 200$ del cielo. Todo parece ir viento en popa, pero cuídate. El SENIAT y CADIVI pueden estar tocando tu puerta. Pronto. Tu frase: “Tampoco me voy a asustar por unas predicciones que visiblemente fueron sacadas de un juego de mesa”. De que vuelan, vuelan.

Tauro: La semana pasada los astros que se ocupan de ti estaban sacándose el pasaporte así que no te hicieron pronóstico para esta semana.

Géminis: Esta semana se perfila grande para pasar dos horas diarias en la cola, que te clonen la tarjeta de crédito, cortarte con una hoja de papel, pisar un pupú de perro, morderte el cachete mascando chicle, que te pillen entrando a páginas porno en la oficina, reventar un amortiguador en un hueco, que te agarre la lluvia en la calle sin paraguas y/o que se vaya el agua con el champú puesto. Tu frase: “¡coño Chigui, me lanzaste duro esta semana!” No soy yo, mi pana. Son los astros.

Cáncer: Te montarás en el metro de Plaza Venezuela a La California y pasarás todo el viaje sosteniéndole la mirada en el reflejo de los vidrios a una jeva que está buenísima. La tipa se cortará al principio un pelo, y luego te mirará fijamente, incluso te guiñará un ojo y te lanzará un besito picarón, encaletado. Te jurarás un campeón, un lince, un galán, un atraco. Cuando llegues a La California y te dés cuenta que no tienes la cartera, te darás cuenta que de el atraco te lo habrán hecho a ti. Tu frase: “Su madre, malditos choros.”

Leo: Te machucarás el dedo meñique con el gabinete de la cocina, y el morado que te saldrá te hará acreedor de un chaleco bestial con tus panas, que te dirán que no te has lavado las manos desde el día del referéndum. Agotarás las reservas de Hirudoid, pero será todo infructuoso. Tu frase: “Me pegué con la puerta del gabinete de la cocina”. Esa excusa históricamente nadie se la ha creído.

Virgo: Alguien que no conoces te regala flores. Pero en tu caso, eso no es Impulse. Ni Axe. Nada de atracciones magnéticas ni irresistibles. Lo que pasa es que el pana le montó cachos a la novia, y la víctima era igualita “te juro que es exacta” a ti. Así descubrirás que tienes una hermana gemela por ahí, y que, aunque no se conozcan, la novia del tipo y tu mamá tienen en común muchas cosas. Especialmente las que le adornan la cabeza. Tu frase: “Todos los hombres son iguales”.

Libra: 1,81. 90-60-90. 20 añitos. Rubia. Con el pecho pecosito y la voz ronquita. La nueva parece sacada más bien de Urbe Bikini que del IUTIRLA. Cuando la sienten en el cubículo a tu lado, sentirás que por fin Dios se ha acordado de tí. Deja que empiece a preguntarte “¿Cuál es el acento en esta computadora?”, “¿Qué es un email?” y “¡Ay, no sabía que el tururú del messenger podía apagarse, fíjate, qué vacilón!”. Tu frase: “No podía ser peor, Dios mío”. Justo ahí ella irá al baño y sonará el repique de reggaetón por dos minutos seguidos.

Escorpio: Si no arriesgas, no ganas. Se presentan ante ti oportunidades maravillosas, y, como bien sabes, hace falta valor para tomarlas. Quien aprovecha lo que la vida le da, es un bendecido, y sólo aquellos bendecidos son capaces de sonreír a la adversidad y, cuando el mundo retrocede, dan uno, dos, cien pasos adelante. Un día llegarás a la oficina y descubrirás que los horóscopos “serios” los escriben los astrólogos con las frases que leen en las agendas que regalan en enero. Tu frase: “El horóscopo bipolar. Ese si no falla”. Y si fallamos, al menos nos reímos en el intento.

Sagitario: Antiguo crush del pasado, a quién siempre le tuviste ganas, te sorprende con una llamada esta semana. Que le costó Dios y su ayuda, pero consiguió tu número y quiere invitarte a cenar langostas este fin de semana en su yate, en los Roques, con derecho a desayuno. La ropa no está incluida. Que te pasa buscando YA por tu casa para llevarte a La Carlota y de ahí, directo al paraíso. Pasarás todo el día esperando, y tres días después tu irrefrenable entusiasmo le dará paso a la certeza de que era o un número equivocado o un jodedor de primera. Tu frase: “No vale, yo no me creí esa.”

Capricornio: Si alguien en la mitad de la calle te grita “Adiós Manatí”, eso no significa que el carnaval ya pasó, sino que es hora que pienses en serio lo que tus amigos siempre te han dicho: tu estilo indie-transgresor-hippie-chic se veía bien cuando tenías 20. Kilos menos. Ahora luces mal, un tanto ridícula. Esos pantalones capri te hacen ver como una media panty llena de metras. Lo siento, pero a veces necesitas que te digan las cosas dichas así. Así que busca a tu mejro amiga y, o te lanzas de shopping (en Gordilinda debe haber descuentos) o te enserias con lo del ejercicio. Tu frase: “Acompáñame a Sabas Nieves”

Acuario: Un día despertarás y sentirás unos deseos irrefrenables de crear un grupo de Facebook llamado “A que consigo 100.000 personas que no entienden ni una palabra de lo que Ramos Allup dice, pero me parece cómico que jode”. Hazle caso a la meliflua vocecita que solivianta tu cacumen. E invítanos. Si conseguimos gente suficiente capaz y lo convencemos que haga sus próximas declaraciones después de haber inhalado un globo de helio, y reventamos a Youtube.

Piscis: Amiga de Piscis… tenía una semana tratando de escudriñar qué esconden los astros para ti esta semana. No hay ascendentes, júpiteres ni martes retrógrados que me permitan saber qué esconde tu futuro. Es difícil descifrar la carta astral y saber que hacer contigo. Es difícil, ¿sabes? Si al menos me hubieras dejado una foto, o a Coqui. Pero te lo llevaste todo. Me dejaste con lo que tenía puesto. El otro día vi al imbécil ese con mi franela de Uncle Chigui puesta.Y eso no se le hace a nadie. Menos con esta bipolaridad maldita que me está matando. Te amo. Regresa. Y tráeme mi franela.

cargando...