Política |

Nadie le ha preguntado a Jaua dónde lo agarró el temblor

“¿Lo sentiste?” o “¿Dónde te agarró?”, son preguntas que solo haría un tío sádico a modo de chiste, sin embargo ayer se vivió uno de los temblores más fuertes de la historia, que hizo que todos los que viven en Caracas se estén haciendo esas preguntas. Inclusive los altos funcionarios chavistas han estado hablando, entre risas y tapas noruegas, de cómo vivieron el temblor, pero según reportes que llegan a nuestra redacción, absolutamente nadie le ha preguntado al Ministro de Educación y única persona que se muerde sin querer la lengua tres veces al día, Elías Jaua, dónde lo agarró el temblor.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, quien vino personalmente a nuestras oficinas a preguntarnos dónde nos había agarrado el temblor, contó cómo vivieron el movimiento sísmico él y el resto de sus colegas, menos Jaua. “¡Qué bolas ese terremoto, vale! Además lo que me llama la atención como Psiquiatra es que todo el mundo lo vivió a su manera. Diosdado echó el cuento de que la piscina de champagne de su penthouse se desbordó. Mi hermana, por esotérica, se asustó. La gafa creyó que un fantasma le estaba moviendo el opositor que estaba torturan…”, dijo Rodríguez antes de interrumpir su relato para preguntarle a nuestro pasante por qué el café no tenía trufa.

“¿En qué estaba? Ajá, El Aissami vivió el temblor mientras hacía algo que prefirió no contarnos, pero dijo que el movimiento le manchó la camisa de sangre. Cilia tuvo que dejar a la mitad una papilla de pollo en brasa que le estaba preparando a su esposo para salir corriendo”, aseguró Jorge Rodríguez mientras continuó contando todas las historias que se sabía excepto la de Jaua porque nadie se la preguntó.

En la sala de redacción de El Chigüire Bipolar nos quedamos –además de muy asustados por ver a Jorge– con la duda de dónde estaría Jaua durante el temblor, sin embargo se hizo la hora del almuerzo y tampoco lo averiguamos.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.