Nacionales |

Policía se lleva a participantes de fiesta clandestina para el comando en una línea de conga

A pesar de que la cuarentena significa que los grandes eventos sociales están prohibidos, muchos siguen haciendo estas reuniones de manera clandestina. La noche de ayer la Policía Nacional Bolivariana detuvo una fiesta que se llevaba a cabo en la ciudad de Caracas y se llevó a todos los cincuenta participantes al comando en línea de conga para que “sigan con la guachafita”.

Andrés Pascualli, anfitrión de la reunión, nos comentó más sobre el hecho mientras esperaba la fianza en una celda de 5×5 junto a otras doscientas personas: “Coño, pana, qué vaina, ¿no? Yo solo estaba tratando de pasarla bien con mis costillas en medio de todo este asunto loco. Era un plan tranquilito, como mis cincuenta amigos del alma y sus novias y los culitos y tal. Habían muchas caras que no reconocía, pero me dije que quizá era porque tenía mucho tiempo sin verlos. ¡Qué va! En una de esas estábamos jugando ‘yo nunca nunca’ y alguien dijo, ‘yo nunca he matado a alguien’, pero echando vaina, pues. Y un loco que nadie conocía, al que le quedaba un solo dedo se arrechó y gritó ‘¡Bueno, se acabó la guachafita! Manos arriba, Policía Nacional’. Resulta que el bicho era un paco, brother, infiltrado. Fue algo como salido de una película, pero nos cagamos, pues. A los minutos nos rodearon los pacos y nos dijeron que nos iban a llevar presos y tal, que saliéramos ya, que íbamos al comando, y que como andábamos en un rumbón teníamos que seguir la fiesta e ir en línea de conga hasta allá. Tremendo cuento, hermano, y alto ejercicio. Y aquí estamos”, concluyó Pascualli, antes de ser obligado a “comprarle” una mascarilla de $300 a alguien del recinto.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.