Nacionales |

Alta migración de venezolanos hace que abran puesto de arepas en South Park

Una de las consecuencias de que miles y miles de venezolanos hayan dejado el país en busca de un futuro mejor es que ahora es posible comerse una reina pepiada o una arepa llanera en cualquier lugar del mundo. Y cuando nos referimos a cualquier lugar, no exageramos; a partir de hoy abrió sus puertas la primera arepera del pueblo de South Park.

Gladys González, dueña de “Chévere Arepa” y quien obviamente siempre usa gorra tricolor, habló sobre su negocio. “¿Qué te puedo decir, chamo? En este pueblo la gente es muy fría, grosera y desde que se fue el Chef, solo comían pura chatarra. ¡Ah, pero eso es hasta hoy, porque a este pequeño pueblito llegó el sabor y el carácter emprendedor del venezolano, con todo su guaguancó! Este pueblo necesitaba a alguien que le diera un poco de nuestro sabor, necesitaban saber a qué sabe Venezuela, no joda. Así que junté unos churupos, monté mi arepera y la puse bien criolla porque apenas entras lo que suena es Chino y Nacho. La idea con esto es que los habitantes de aquí prueben y se enamoren de nuestra pelúa o de la cachapa —que también hay, por supuesto—, y claro, que todo eso lo pasen con una malta o con un tercio. Ah, también quiero que los venezolanos que viven aquí, que son muchos, tengan un lugarcito en donde sentirse en casa”, afirmó la señora González, segundos antes de ver morir de indigestión a Kenny luego de comer una arepa de huevos de codorniz con pulpo, para alegría de sus amigos.

Por su parte, algunos habitantes de South Park, como el joven Eric Cartman, no vieron con buenos ojos el nuevo establecimiento de comida. “¿Pero qué mierda es esta? ¡No quiero ver en mis calles un asqueroso local de latinos que lo único que hacen es poner música a todo volumen y limpiar las mesas con un trapito amarillo que está más sucio que el culo de Stan! ¡Asco!” sentenció Cartman, quien a pesar de su opinión se comió tres arepas de pulpo con orejita de cochino.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.