Top |

Los 10 lugares que no conoces de San Cristóbal y que si te vas por Cúcuta merecen una visita

Ajá. Por fin te decidiste ir. Vendiste todo lo que pudiste. Cambiaste todo a dólares. Ya compraste el pasaje. Ahora sólo te falta llegar a Cúcuta. Para hacerlo, tienes que pasar por San Cristóbal. Enclavada en una hermosa meseta a 57 kilómetros de la frontera, la llamada “Ciudad de la Cordialidad” es famosa por su pasión por el fútbol, por su Feria, sus guarimbas y por ser la capital del Táchira, el estado líder del país en producción de presidentes, caudillos y dictadores. En esta entrega de nuestra sección de Turismo, te ofrecemos esos 10 lugares que puedes ver de esta hermosa ciudad mientras pasas por ella para ir a Cúcuta.

FICHA TÉCNICA: Fundada el 31 de marzo de 1561 por Juan Maldonado Ordóñez, que necesitaba un sitio para dormir mientras iba a Cúcuta / población: 645.000 habitantes / Cantidad promedio de veces por minuto que pronuncian la palabra “Toche”: 166.879 / Número de horas al día con luz: 12 / Personajes famosos nacidos aquí, en orden de belleza: Edgar Ramírez, Nanutria, Veruska Ramírez, Tomás Rincón, Isaías Medina Angarita.

Río Torbes: A pesar de su color rojizo, no mantiene ninguna relación con el Gobierno. Debido a su fuerte corriente es ideal para botar cadáveres. Tampoco es recomendable bañarse aquí, a menos que se quiera emigrar al Orinoco, que es donde puedes a terminar si te metes.

Las Lomas del Viento: Un lugar con hermosos paisajes naturales, en donde puedes degustar un divino ponche y lo mejor de todo es que si te quedas hasta la caída de la noche puedes tener una aventura sexual inolvidable, con o sin tu consentimiento.

Barrio La Alianza: En realidad, no te recomendamos ir a este lugar, pero si por casualidad estás aquí: ¡Corre!

La Esquina del Amor: Es a donde debes llevar a tu pareja para comprobar si de verdad es tu media naranja, o más bien media morcilla, porque eso es lo que harás ahí, comer morcilla. Y si ves a esa persona que crees amar con pedazos de morcilla en los dientes y aún así la quieres, sin duda es la persona indicada.

Cualquier bomba de gasolina: Estos puntos son perfectos para entablar largas conversaciones filosóficas, jugar Monopolio, escuchar un disco de Dream Theater, terminar la tesis o hacer cualquier cosa que conlleve mucho tiempo para distraerte mientras haces la cola por la gasolina más barata del mundo.

Night Club La Gioconda: Su Torre Infiel —perdón, Torre Eiffel— hace fácil encontrar a este lugar que, sin duda, te hará vivir unas experiencias sexuales inolvidables que terminarán haciéndole justicia al nombre del lugar, porque no importa a la hora que vayas, alguien te verá.

Las licorerías cerca del Estadio Pueblo Nuevo: Al venezolano más que el fútbol lo que le gusta es la caña, por eso estos nada glamorosos establecimientos te permiten adquirir todo ese elixir mágico que en el estadio no venden. Así cuando llegues al partido, estarás listo para hinchar a tu equipo o para caerle a golpes a los barristas del Caracas, que aparentemente es lo mismo.

Esta calle: Fue en este lugar en donde nuestro Édgar Ramírez comenzó su carrera artística al hacerles creer a sus amigos que él no era la “Ere” cuando sí lo era, utilizando una amplia gama de emociones. Bueno, en verdad ni sabemos si Édgar estuvo aquí, pero no quisimos arriesgarnos a ponernos a enumerar lo mejor de San Cristóbal y no mencionarlo, porque gochos arrechos es algo que nadie quiere.

El Mercado de Pequeños Comerciantes: El sitio ideal para disfrutar de unos pasteles andinos. Aquí también podrás tomarte “la bomba”, que es una bebida que quita el ratón y que —al igual que como tus padres te procrearon—, no quieres saber cómo se hace.

La UNEFA quemada: Un espacio que te hará entender que seguimos en esta situación porque no todos en Venezuela son gochos.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.