Top |

Los 9 destinos turísticos de Mérida que todo venezolano debe conocer antes de irse del país

En esta entrega de nuestra sección, que lleva el mismo nombre que el de la carrera que un padre jamás quiere que su hijo estudie, Turismo, visitaremos la ciudad de Mérida. Un lugar que con su envidiable clima, hermosos paisajes y amables pobladores –que con sus hermosos cachetitos rojos siempre querrán cobrarte más– es un sin duda uno de los sitios que cualquier venezolano debe visitar antes de irse del país, porque sabemos que te vas, deja de mentirnos.

Ficha técnica: Fundada por Juan Rodríguez Suárez, quien la bautizó así por su ciudad natal, Mérida en Extremadura, España ¡Que original! / Fecha de fundación: 9 de octubre de 1558, esta información la conseguimos en Encarta 98 / Se encuentra situada en una meseta que a su vez debe haber sido un cementerio indígena, porque como salen espantos en esta ciudad o bueno eso dicen, pero ustedes saben, de que vuelan vuelan.

La Venezuela de Antier: Disfruta de este parque temático que te llevará por un viaje lleno de nostalgia, mostrándote todas las cosas que ya no existen en Venezuela, como por ejemplo: Los autos antiguos, la arquitectura colonial, la dictadura y… ¿Ya va? Todo eso existe todavía.

Heladería Coromoto: Una heladería que figura como un gran atractivo turístico gracias a ser la que tiene más sabores en todo el mundo, o bueno alguna vez los tuvo, porque gracias a la escasez y la falta de luz en la ciudad, ahora solo tiene mantecado y marihuana. De ese segundo sabor no estamos seguro, pero son merideños y a juro hay marihuana.

Birosca: un histórico bar que cuenta con alrededor de 30 años desde su creación, donde podrás tomar unos exquisitos cócteles que al día siguiente te harán decir “¿Cómo coño llegué a Tucacas y por qué estoy orinando fluorescente?”.

Ejido: Uy no, mejor no vayas.

El Rectorado de la ULA: Entre las casas coloniales del centro de la ciudad y las hermosas montañas nevadas, se eleva el edificio más antiguo de la segunda universidad más grande del país. Allí podrás conocer el Aula Magna, el Museo de Arqueología y los vendedores de cigarros de la facultad de Odontología, que según dicen, alguna vez fueron profesores universitarios.

El teleférico: Eso sí, ve rápido porque la restauración la hizo el Gobierno y todos sabemos que esas cosas duran en buen estado lo mismo que dura una relación a distancia.

Estatua de la Gorda de Ingeniería: Para que veas a una merideña desnuda y puedas seguir haciendo el mismo chiste cliché sobre las gochas ¡Patán!

Los pastelitos de la Parroquia: Para que de verdad extrañes la gastronomía nacional, debes probar los pastelitos de queso y papa acompañados de un exquisito hedor a basura añejada que la alcaldía tiene años que no recoge.

La Iglesia de Piedra: Porque nunca está de más pasar a rezar para que la aerolínea en la que te vas, no cancele sus operaciones Venezuela.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.