Destacada destacadas home Nacionales |

Inamovilidad laboral aplicará a todos menos a Ministros

El presidente Hugo Chávez anunció ayer la prórroga -por undécimo año consecutivo- del decreto de inamovilidad laboral, para proteger a todos los empleados del país. Sin embargo, esta vez la medida no será aplicable a los ministros del Gabinete.

“Después de analizarlo el otro día, me di cuenta que uno no debe despedir a los trabajadores y trabajadoras por que cometan simples errorcitos. En el capitalismo, alguien tenía un problemita y pa’ la calle. Decían que si el error le había costado tantos millones a la empresa, y cosas así; pero yo me pregunto: ¿De quién son los millones que se perdieron? ¿De la empresa, no? ¿Del maldito opresor capitalista, no? Entonces no puede ser un error, no puede estar mal, es injusto que lo despidan por eso. Ah, claro, pero cuando hablamos de los ministros, esto no aplica ¿No te parece, María Cristina? ¿No te parece justa esta medida? ¿No? ¡Estás botada entonces, chica! ¡Me haces el favor y agarra tus tres peroles, el afiche espantoso ese del Puma incluido, me los metes en una caja y te me vas de aquí!” afirmó el Presidente, segundos antes de pedirle a un edecán que le dijera que no se fuera muy lejos, que por ahí se le iba a desocupar una embajada.

Luego de que los presentes aplaudieran, conmovidos por ese magnánimo gesto humanístico de desprendimiento socialista, el primer mandatario continuó su discurso. “Errar es de humanos. Pero tengo una debilidad: a mis ministros yo los considero como unos superhombres, así que ellos no pueden meter la pata. La revolución no perdona. Uno, como cabeza de este proceso, dicta unas guías, unas directrices, ¿verdad Aristóbulo?, y ellos tienen que seguir por ese camino derechito, con paso firme, sin poner la torta, pues. El que se resbale, pierde. Ahora, cuando se trata de obreros, de peones, no se puede ser ta despiadado, mi hermano. Y yo, como soy un obrero, igualito a ustedes, un peón más, el empleado más humilde de mi pueblo, a mi nadie puede botarme. Uno comete errores como todos los humanos. Que si me equivoqué con la inflación, con la seguridad, la economía… ¡Errores humanos! ¿Y eso es razón para que me boten? No, no, no. Por eso extiendo la inamovilidad laboral incluso para el cargo de Presidente. De aquí hasta el dos mil siempre, ¡Venceremos viviendo la victoria de la vida!” aseguró el Presidente Chávez mientras vivía viviendo y botaba a un edecán por traerle el café frío.

cargando...