Destacada Entretenimiento |

Ilan Chester fue removido de una parrilla luego de despedirse 137 veces


Después de salir en la mañana de este domingo de la grabación de su entrevista con Nitu Pérez Osuna -anunciada como su última aparición pública- Ilan Chéster se dirigió a una parrilla organizada por sus más cercanos amigos. En el camino compró un poco de hielo y unos platanitos mientras deleitaba a la clientela en un improvisado último concierto desde el Excelsior Gama de La Trinidad.

Un par de horas más tarde Ilan llegó a la parrillada: hablaron, recordaron los buenos tiempos y no pasaron cinco minutos cuando ya estaba sentado en el piano cantando: “Y es que la vamos a pasar muy bien”. En un inicio todos disfrutaban de su último concierto “pa los panas”, pero al rato la cosa se comenzó a poner pesada.

Así lo confirmó Sara Robles, anfitriona del evento: “Fue horrible, nueve horas tocando y cada vez que se paraba, mi marido y yo pensábamos que por fin podríamos ir a descansar, pero siempre encontraba una razón para volver. Que si Fulana no había oído Cerro Ávila, que si él ayudaba a coletear antes de irse, que había un carro trancándolo, que alguien le había robado una hombrera”, afirmó la desmoralizada ama de casa. “Fueron 48 horas sin dormir. De pana, ahorita, lo que quiero es dormir”.

“Ilan es pana de la casa, y aquí lo queremos mucho, pero esta vez se pasó” contó al Chigüire Bipolar Mario Hernández, dueño de la casa y maestro parrillero. Ni siquiera la vez de la sanduchada que hicimos en octubre pasado, para el cumpleaños de Neila, se había despedido tanto. Fuimos a comprar carbón 2 veces, y cerveza y hielo tres. Gracias a Dios es vegetariano, comió bastante yuca y ensalada, porque si hubiéramos tenido que ir a comprar más carne nos hubiéramos arruinado”.

Las despedidas de Ilan llegaron a su fin hoy a las 8 de la noche, cuando hizo presencia una comisión de la Policía de Baruta para retirar de la propiedad al popular cantautor. Mientras era retirado esposado, se alcanzó a escuchar mientras intentaba tocar el piano: “No puedo creer que no recuerden la letra del tema Amistad… ¡Vamos todos por vigésima cuarta vez!”. En ese momento fue inyectado con un calmante.

cargando...