Breves Gente |

Por los próximos 2 minutos hay desodorante en el Farmatodo de la esquina

farmatodo

Estaba escribiendo un profundísimo análisis sobre las implicaciones que el sistema cambiario propuesto ayer por el presidente tendrá en el PIB de este año, pero Digna la señora que limpia en la oficina acaba de escribirme un mensajito que hace un rato llegó desodorante al Farmatodo de la esquina. Speed Stick, obvio, desde hace meses que solo se consigue Speed Stick, pero eso es mejor que nada. Así que esto que están leyendo lo estoy escribiendo del celular. No me gusta escribir con el celular porque el teclado es muy chiquito, me mareo un pelito si escribo y camino al mismo tiempo y además el autocorrect hace sus maldades y puede salir escrita cualquier cosa, espero que sepan perdonarme. Pero ya no me calo más este violín, así que bueno, aquí voy. Maldita sea, muévete, ¿a quién se le ocurre parar su carro en el medio de la acera? Ajá, allá está el Farmatodo. ¡Ay, papá, la cola es cortica, qué lechazo! Aquí estoy, ya llegué. Sí, señora, no me interesa sus comentarios ácidos, por supuesto que Diosdado no debe hacer cola para comprar nada. Déjeme ponerme los audífonos, a ver si entiende que no quiero oírla. Prefiero que me roben el teléfono a seguir oyéndola. Ya estoy llegando. Me voy a quitar los audífonos para ver que es lo que está diciendo ese guev… ¿Cómo? ¿Ya se acabaron? ¿Que probemos de nuevo el miércoles que viene? ¡Maldita sea! Lo peor es que con la corredera se me reactivó el violín. Coño de su madre.

cargando...