Top |

Top Bipolar: Frases que se escuchan en el estadio

En tiempos de baseball, nada mejor que ir al estadio y hacer de todo menos ver el juego. A continuación, el top de las mejores frases que solemos escuchar en estos magníficos juegos de nuestra pelota criolla.

– No pana es que esa vaina de los revendedores es una desgracia. Lo que hay que hacer es no comprarles, así se les acaba el negocio. Ah, pero siempre sale uno más vivo que los demás y las compra. Por eso es que estamos como estamos.

– Vamos a colearnos al palco que hay un montón de sillas vacías. Tranquilo que uno de los de Seguridad es pana mío.

– A sen-tar-seeee.

– Vacílate el culito ese pana. ¡Uff, magallanera y todo está rica!

– ¿Dónde está el cervecero? ¿¿¿Tobeeeeroooo???

– Ah, ¿estos son sus asientos? No sabíamos, tranquilo. Ya nos movemos.

– Pilla, senda coñaza en las gradas. Mira el hueco.

– No entiendo cuál es la nota de la gente de lanzarse los vasos.

– Haz pipí en un vaso, total esa vaina después la lanzamos pa’ abajo.

– Sí, ya va. En lo que se acabe el inning nos vamos a nuestros puestos.

– Mierda, el baño huele cabilla.

– ¿Te cayó cerveza encima? Coño, pero eso es de pinga. ¡Cómo se ve que no has ido a un estadio en las Grandes Ligas! Ahí la gente aplaude y de vaina.

– ¡Ah no chamo si te ladilla el humo vete pa’ allá, pa’l centerfield!

– ¿A quién es que le toca pagar esta ronda?

– Coño, esas pizzitas huelen bien. ¿Le hacemos swing?

– Mira tracalero, me estás echando todos los fonditos, coño. Te tengo pilladísimo.

– Por eso es que yo no quería que pidiéramos esos maníes, le ponen burda de sal para que uno compre más cervezas.

– Chamo ya que vas a comprar arepas tráeme una. Una pelúa o una de queso amarillo solo.

– ¿Arepa? ¿Después de las nueve que se comió tu equipo anoche?

– Dame cinco. Pero cuando traigas nuevas, que éstas lo que están es sopa.

– A mi siempre me gusta venir con alguien del otro equipo para joderlo cuando pierden.

– Chamo es que también solo a ti se te ocurre venir pa’l estadio con un cojincito. Con razón nos lanzan cervezas.

– ¡¿Cómo que 42 cervezas?! ¡Yo apenas me tomé 3! ¿Tú cuántas te tomaste? ¿2, no?

– Coño, ¿ya se acabó el juego? ¡Ni cuenta me di! ¿Ganamos, perdimos? ¿Contra quién fue que jugamos?

– Vamos a comprar 2 más, para esperar que baje la cola.

cargando...