Destacada Gente |

Estudiante de Derecho se prepara para jamás aplicar sus conocimientos en tribunales reales

Romina Palmieri, estudiante de primer año de derecho en la Universidad Católica Andrés Bello, estudia, lee y se prepara día a día para jamás aplicar ninguno de sus nuevos conocimientos en los tribunales del mundo real.

“Apenas comienzo esta hermosa carrera y ya estoy súper emocionada con la idea de que nunca voy a aplicar mis conocimientos en los corruptos tribunales venezolanos. Todo el mundo sabe que la universidad se la hace uno mismo, eso de que uno aprende a ser abogado en los salones de estudio es mentira. Los profesores te mandan a comprar unos libros carísimos y uno se los lee consciente de que no tendrán utilidad” explicó Romina en un breve descanso durante una sesión de estudio de derecho romano que jamás entenderá un fiscal guisero.

Para la joven, no es necesario ajustar el pensum de la carrera. En sus palabras: “Lo de jalarle bolas al juez correcto, darle un dulcito a una señora indicada, robarse unos papelitos de aquí o pagar una platica por allá… eso lo aprenderé en los estrados, aquí vine es a leer cosas inútiles y a quemarme las pestañas con conocimientos imposibles. Pero bueno, al final igual me tocará graduarme porque sin el papelito que dice que soy abogada no voy a ningún lado.”

Para algunos profesores no todo es tiempo perdido en las escuelas de derecho del país, pues los estudiantes se van con herramientas que van más allá de lo académico. “Los muchachos aprenden a hablar enredado para aturdir al oponente, a hacer miradas penetrantes, a mostrar escote a los profesores en las pruebas orales y algunas palabras en latín” relató Jesús Azurribieta, profesor de derecho canónico de la UCAB.

cargando...