Breves Sucesos |

Secuestradores raptan a pelabola y pierden plata luego de brindarle desayuno

secuestro

 

“Rodapié” y “Jockey e’ Perro”, dos conocidos y respetables miembros del gremio secuestrador caraqueño, vivieron durante los dos últimos días una cadena de desafortunados sucesos que hicieron que el afamado dúo delictivo terminara perdiendo plata, luego de haberle brindado el desayuno a Alfredo Aguilar, pelabola desempleado residenciado en el centro de Caracas.

Todo comenzó con el atraco devenido en secuestro express del referido señor Aguilar, cuando éste salía de una agencia bancaria de un centro comercial del este de la ciudad. “Coño, lo vimos saliendo el jueves pasado en la tardecita de ese banco y dijimos ‘uy, este pajarito cayó redondito, ¡guiso fácil!” refirió, visiblemente arrepentido, Jockey e’ Perro. Su socio Rodapié continuó narrando los hechos: “Le dimos su respectivo cachazo de rigor y le dije que se dejara de guevonadas, que lo habíamos visto saliendo del banco y que soltara los millones, pero el tipo me dijo que entró por error, que estaba era buscando un baño. Nos arrechamos y lo montamos en la parte de atrás del Fairlane, donde le echamos la clásica charla de ‘que no nos veas’ y todo eso. De ahí nos fuimos derechito a un cajero electrónico que siempre usamos, allá en Bello Monte. Cuando llegamos le dijimos que retirara todo lo que el cajero podía darle, y la bruja esa nos salió con que ni siquiera tenía tarjeta de débito. Pero bueno, esa es la muela clásica del millonario, así que para que se cagara de verdad lo llevamos para la concha que tenemos en la carretera de El Junquito. Allí le dijimos que llamara a la familia y le pidiera 200 millones, pero el carajo nos dijo que no tenía ni 200 bolívares fuertes ni la familia. Pasó toda la noche encerrado en el cuarto y, a la mañana siguiente, después que le dimos comida y lo volvimos a amenazar, de pana nos dimos cuenta que el tipo estaba de verdad verdad pelando bola. Lo tuvimos que soltar, ahí mismo en La Yaguara para no perder más tiempo. Perdimos real, porque el bicho se clavó dos bombas, un cachito y medio litro e chicha” afirmó un compungido Rodapié, quien obviamente no está acostumbrado a la derrota.

“Mira, el mío, sacando cuentas por encimita perdimos un realero. Los 600 que nos cobra el paco por alquilarnos el hierro por una noche, los mil y piquito que nos cobra la mamá del Roncha por usar su rancho como concha, el anís que subió que jode, el perico y además todo lo que se jartó el lambucio ese… por lo menos dos palos y medio nos gastamos anoche y no le sacamos nada al coñoesumadre ese. ¿Tú has visto esa verga? ¿Que uno salga a secuestrar y termine endeudado? ¡Fin de mundo, ya ni secuestrar se va a poder en esta mierda, de pana! Presidente, le hacemos un llamado, o rectifica o nos hundimos todos” afirmó Jockey e’ Perro, mientras le pasaba 200 bolos a la mamá del Roncha para reponer los dos jabones que el señor Aguilar se robó de su rancho.

cargando...