Top |

Las 8 tradiciones más absurdas de la navidad venezolana

Para nadie es un secreto que la época de Navidad y Fin de Año está llena de costumbres y tradiciones que persisten en el tiempo. Algunas no sabemos de dónde salieron; otras no podemos explicar cómo es que las seguimos haciendo, por lo absurdas que son o por que nos vemos un poco ridículos mientras las hacemos. Por ello decidimos poner a nuestro pasante subpagado a hacer un ranking con las 8 tradiciones y costumbres más absurdas de la navidad venezolana.

#1 – Salir con las maletas a la calle

Esta extraña costumbre, que llena la madrugada del año nuevo de gente que cruza la calle o le da la vuelta a la cuadra arrastrando tras de sí una maleta, es una de las costumbres favoritas de tías solteronas y de malandros. La gente que practica esta costumbre lo hace “para que hayan muchos viajes en el año que comienza”, sin reconocer que de no haber sido por CADIVI, lo más lejos que hubieran llegado en la vida es a Tucacas.

#2 – Las patinatas

Una reunión donde se cierra una calle para que los vecinos compartan una noche patinando no puede decirse que sea una tradición absurda, pero es sin duda una costumbre que debe adaptarse a los nuevos tiempos. Primero, porque salir de noche ahorita es suicida; y segundo porque llamar “patinata” a una reunión donde el 95% de la gente lo que hace es beber caña es absurdo, sobre todo cuando lo más cercano que hay a patinar es el cerebro de algún pana que se echó un fondo blanco de anís. En todo caso llámenlas Cartujatas.

#3 – Comerse las 12 uvas con las 12 campanadas de año nuevo

Esta extraña costumbre se hace para pedir que se cumplan 12 deseos, pero creer que atragantarse contra reloj de cualquier fruto puede inclinar al destino a nuestro favor es absurdo, a menos que uno de estos deseos sea morir ahogado al intentar meter 12 uvas por un esófago distendido por el alcohol. Además, con el precio de las uvas, tú me dirás.

#4 – El Nacimiento Viviente

Basta de hacer esto, en serio. La única explicación por la que un padre le hace eso a alguno de sus hijos, la razón por la cual lo expone a una vida de bullying eterno, es porque ese es un hijo no deseado que les enchavó la vida.

#5 – Usar ropa interior amarilla

Usar ropa interior amarilla “para atraer la buena fortuna” es, sinceramente, un poco ridículo. A menos que nos sinceremos y confesemos que la verdadera razón detrás de esta costumbre es la de pistonearle a alguien, porque si de algo estamos claros es que si usted le dice a alguien que está usando una tanga amarilla ese alguien va a terminar viendo dicha prenda y bueno, de ahí en adelante puede pasar cualquier cosa. Mosca que para el 99% de las personas una barriga no deseada no es precisamente “buena fortuna”

#6 – El Espíritu de la Navidad

Las tías solteronas son un gremio con mucha energía —la nula actividad sexual puede que tenga que ver con esto— y por eso pareciera que lo de las maletas no es suficiente para ellas, así que se inventaron esto del Espíritu de la Navidad, que ocurre todos los 21 de diciembre y que mezcla cuánta cábala y adornito de Raffia y waltermercadismo y charlatanería new age se pueda comprimir en una sola noche. Esta celebración tiene más velas, rezos, decretos al Universo y buenas vibras que comida, bebida o música, así que fiesta-fiesta-fiesta tampoco es.

#7 – Los fuegos artificiales

Sabemos que los fuegos artificiales son sinónimo de fiesta en todo el planeta, pero aquí en Venezuela nos gustan son los que dejan a niñitos mancos. Porque sí, aquí es normal dejar a niños de 7, 8, 10 años andar detonando fosforitos, lanzándolos dentro de ascensores, autobuses, en basureros; mientras más peligroso el sitio, mejor. Y todo eso bajo la mirada complaciente de algún tío borracho, que no solo no advierte que hacer eso puede ser dañino, sino que más bien lo alientan. Por lo menos esta es una costumbre que no parece sobrevivir a la hiperinflación.

#8 – Tener en la mano un billete de un dólar enrollado a las 12 de la noche “para que se haya abundancia de dinero”

Por favor, dejemos de hacer esto. Obviamente no ha funcionado.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.