Nacionales |

12 años y 38 escritores

Hoy cumplimos 12 años en El Chigüire Bipolar y por eso haremos lo que todos hacen en su cumpleaños: darnos halagos a nosotros mismos. Pero sería ingrato decir que hemos llegado solos hasta acá, así que vamos con algunos agradecimientos primero.

Gracias a todos a esos amigos que nos han mandado una “idea increíble para que la usen ahí en el Chigüire”, aunque no lo fuera. Gracias a todas esas personas que nos han reclamado por usar la foto de su tío fallecido en uno de nuestros montajes. Gracias a todos los que leen el titular, pero nunca abren la noticia y obvio muchas gracias a los que sí las leen. Gracias a Leopoldo por ponerse tan yuca, eres una inspiración. Gracias a los Tiburones de la Guaira por permitir que no muera el chiste de que nunca ganan. Sigan perdiendo, por favor. Gracias a todos los que aún estando fuera de Venezuela, nos siguen leyendo. Gracias a Changó —por si acaso—. Gracias a las mamás que pasan nuestras noticias por Whatsapp sin dudar de su veracidad ni un segundo. Gracias al Ministerio de Educación por publicarnos en un libro de Historia de Venezuela. Pero en especial, gracias a todos aquellos que han pasado por nuestra sala de redacción, aportando todas sus ideas sin esperar nada a cambio. Y si estaban esperando algo a cambio, pasen por donde Flor, la de Recursos Humanos, pero cuando termine la cuarentena.

Ah, y al Sebin no le damos las gracias sino les decimos “de nada”. Porque con esta lista de todas las personas que han pasado por El Chigüire, ya les hicimos la tarea.

Es el Stalin, Kim Jong-Un y Maduro de El Chigüire Bipolar, pero no por dictador sino por su saludable pelo. Quizás ustedes lo conozcan por su rol como Presidente Eterno de Twitter Venezuela, como lo han llamado algunos miembros del gobierno. Aunque en realidad su verdadero cargo es “Señor del Whatsapp”: una persona que no deja de pedir cosas a través del chat sin importar que ninguno de los redactores le responda. Juan cuida minuciosamente la página para que siempre funcione lo mejor posible sin importar que debería pagarnos un psicólogo por aprender a trabajar con él.

Todas las religiones lo llaman distinto: Yahveh, Jehová, Buda, Alá o Messi; pero nosotros le decimos Elio. Ha hecho muchas cosas en la página desde sus inicios, comenzando por algunos montajes, pasando por la escritura de las mejores noticias e incluso una vez le tocó descongelar el congelador porque el hielo creció mucho y ya no entraba nada. Duró 3 días en eso. Pero más que nada Elio ha guiado a cada uno de los redactores de El Chigüire Bipolar a ser mejores y lo más impresionante es que lo ha hecho todo con una sola mano porque en la otra siempre lleva una cerveza.

Oswaldo es uno de los fundadores de El Chigüire Bipolar y probablemente el responsable de las noticias más oscuras de la página. Fue la Doctora Polo por mucho tiempo, poniendo orden cuando no había acuerdo entre los redactores. En la actualidad, la leyenda cuenta que solo durante el solsticio de invierno de cada 3 años, Os envía una idea y lo más seguro es que sea buena.

Led fue el primer redactor oficial dedicado 100% al Chigüire y dio paso a lo que los libros de Historia llaman como la “etapa genital” de la página. Con un alto porcentaje de ideas que incluían las palabras “pene”, “vagina” y en algunos casos “ano”. Siempre defendió sus ideas por muy alocadas que fueran y si pegaban nos lo recordaba a todos con la humildad que caracteriza a Led. Nunca será olvidado de nuestra sala de redacción PORQUE AÚN EN 2020 HAY GENTE QUE CREE QUE TODAS LAS NOTICIAS LAS ESCRIBE ÉL.

Ha sido de todo en la página: pasante subpagado, diseñador gráfico, redactor, el que va rueda libre, editor de video, editor, corrector de texto, ponente, fantasía sexual de RRHH e incluso, en muchas ocasiones, hasta ha sido el mismísimo Chigüire Bipolar. Así que sin duda, el día que decida irse, retiraremos su número. O bueno, su suéter, porque él odia los deportes.

Fue el primero en servir un anís con limón en la oficina, usar unas Jordan y cortejar a la pasante en nuestra sala de redacción. Es decir, le dio calle a El Chigüire. Igualmente trajo nuevos temas y ángulos diferentes para discutir. Eso sí, después de las 3 de la tarde no le trabajaba a nadien (sic).  

El primer contador del equipo, pero un gran redactor según nos comenta él mismo. Padre prematuro y persona fértil, sorprendió a todos por su capacidad de darle hasta abajo sin importar la hora y aparecer al día siguiente a escribir noticias como si nada hubiese pasado la noche anterior. Entre su legado está la resurrección de Domingüire, la tortura diabólica al pasante subpagado y todas las noticias de la sección “Gente” basadas en historias personales muy específicas.

Es contigo Mónica. 

El más famoso doble de acción de Miguel Pizarro y el Pippen de nuestro equipo, porque para todo lo que hizo, sobre todo en los momentos duros como el apagón o el video de Yorgelis, mereció ganar más. Pero bueno, tampoco era Jordan.

Parece que fue ayer cuando Edgar dejó su amada Maracaibo y llegó a nuestras oficinas con su bolso lleno de sueños y salsa tártara dispuesto a ser escritor de comedia. Hoy, ya se ha convertido en uno de nuestros pilares y por eso es que todavía le permitimos que mande mensajes directos con la frase: “¿Sabías que soy El Chigüire Bipolar?”. Los rumores dicen que igualmente nunca recibe ninguna respuesta.

Following her own suggestion, this bio was written in her native language from Venezuela; because you know… this is how everybody talks in Caracas. Daniela (pronounced [dan] + [ee] + [el] + [uh]) is one of the newest team members of The Bipolar Capybara  and… whatever, OMG, WTF, BDSM. 

El único colaborador que ha sido guía turístico en Los Roques, Mora es un ícono de la comedia venezolana participando en muchos proyectos del país incluyendo El Chigüire Bipolar. Con una habilidad impresionante para el humor musical, no nos sorprendería que haya sido el responsable de “Chávez Corazón del Pueblo”.

Uno de los primeros colaboradores que escribió en la página cuando apenas era un blog de Blogspot. Para los menores a 25 años, Blogspot era una plataforma que… no, mejor les contamos luego. Jorge participó en el primer operativo electoral de El Chigüire llamado “Frustración 2008” durante las elecciones de ese año y fue una de las primeras víctimas de torturas vía email por parte del editor.

Alain es músico miembro de la banda Dame Pa’ Matala y único chavista que ha trabajado con nosotros. Igual hay que ser tolerante con él porque es muy valioso tener voces disonantes en el equipo. También una vez pusimos su número en una Domingüire diciendo que era el teléfono de Érika de la Vega. Recibió tantos mensajes que se le dañó el celular.

Uno de los primeros redactores de la página cuando las noticias trataban sobre Mario Isea, Obama y Rosales. Que por cierto nunca pensamos que esas tres palabras sonarían como una época más tranquila. No se dejen engañar por su seriedad, pues le gustaba firmar los textos bajo su pseudónimo “Cucharita Godoy”.

Cineasta y director de la película Papita, Maní y Tostón 2, Zitelmann colaboró en El Chigüire cuando se escribía desde un anexo en Los Palos Grandes en sus inicios; a diferencia de ahora que escribimos desde un anexo en Turmero. Igualmente, él es el responsable de que todos los personajes alemanes en la página se llamen Carl.

Misterioso personaje que funcionó de colaborador en el año 2011. No supimos más nada de él excepto que cargó el ataúd de Caldera en su funeral. Esto no es un chiste.

Un monstruo de la comedia, un experto en crear personajes y una de las personas más cómicas del país también es el mismo sujeto que solo pegó una sola noticia en sus breves seis meses de colaboración. Es más, ignoramos cuál era su elección de noticia favorita y dejamos aquí su one hit wonder para que algún día, en la República Lacavista de Venezuela, Manuel le pueda decir a sus hijos que él escribió este chiste.

Aunque solo tuvimos el honor de tenerlo por poco tiempo, nunca olvidaremos su noticia más polémica: «Tranquilo papi» exclama prepago ante cachetada de árabe en Juan Griego, que por obvias razones jamás se publicó.

Sin duda José Valor ha sido el tercer mejor maracucho que ha pasado por nuestra sala de redacción.

Han pasado tres.

Ciudadana ilustre del estado Vargas (¿o ya le cambiaron el nombre a estado García Carneiro?), inteligente y de opiniones claras. Andreína funcionó de compás moral para muchas noticias y titulares de Domingüire. También eligió como noticia favorita una de ella misma porque si algo no le falta es confianza.

Con sus zapatos de skate o botas Loblan bien puestas, Víctor logró que en El Chigüire se hicieran chistes de todo el país y no solo de Caracas. También es el responsable de que muchas noticias ocurran en San Josecito (Táchira), un lugar que tenemos muchas ganas de conocer. Nos dijo que era casi como ir a Copenhague. Víctor es el ídolo de una generación, un maestro, el pichichi del equipo y el que se molestaba porque no había café luego de haberse tomado 3 litros. En fin, es una figura con tantos logros que solo se podría comparar con El Lagarto Juancho.

Un increíble comediante e incansable trabajador. Para él cualquier hora es buena para mandar una idea y por eso ya sabemos que cuando el celular vibra a las 3:34 am no es ningún nude sino Briceño. A menos que sea Briceño enviando un nude, pero Dios nos cuide.

Conocido como La Sirena de Barquisimeto, no por dedicarse a la pornografía, sino porque Ricardo te arrastra con su canto para luego quitarte dinero, ¿eso es lo que hacen las sirenas, no? Capaz nos sabemos mal la historia. Ricardo también es ciudadano del año, pero el premio se lo entregó Guaidó, así que habrá que esperar que sea presidente de verdad para que el galardón tampoco sea interino. Y lo más importante es que aunque él diga ser guaro todos sabemos que su corazón pertenece a El Cafetal.

Siendo físico de carrera, nosotros tampoco sabemos por qué quiso dedicarse a la comedia. Sin embargo, su paso por El Chigüire lo convirtió en un senpai de los chistes geeks con grandes premisas sobre el universo, los videojuegos y los viajes a la velocidad de la señora Luz, la encargada de administración.

Absolutamente nadie sabe cómo luce ella o ni siquiera si es “ella”, pero te aseguramos que muchas de las noticias de las que te has reído son de ella

Como pueden notar en la lista de personas que han conformado El Chiguire Bipolar, la gran mayoría tiene pene. Así que Estefanía se dedicó a levantar la voz para evitar que siguiéramos haciendo los clásicos chistes de penes que hacen la gente que tiene pene y no dan risa. Los chistes, no los penes. Como este, que obviamente ella no revisó, pero pene.

Su labor fue mucho más allá de escribir noticias. Gabo, como digno representante de La Guaira, se encargó de ser la samba de la oficina que mantenía el ánimo arriba hasta en los momentos más oscuros.  Ah, también una vez se incendió su puesto de trabajo. Seguro fue por el fuego de esta fiera… o por un suiche mal instalado. Menos mal nunca nos denunció.

La persona de nuestro equipo más cercana a sufrir un ataque al corazón y el único que pelea por un seguro médico digno, además de nuestro pasante subpagado. Colabora con la mesa de redacción de lunes a jueves porque el viernes es el día de enfermarse.

Estudió diseño, se dedicó a hacer chistes y se perfeccionó en las dos. Marieven nos ayudó a entender que Ejido queda en Venezuela y desmontó el mito de que todas las gochas hacen arepa con harina de trigo. ¿Qué creen que íbamos a decir? No somos unos salvajes.

Responsable de que los amantes de la salsa baúl tuvieran su digno representante en El Chigüire Bipolar, este embajador de Los Teques pasó por una breve pasantía en nuestro equipo dejando momentos inolvidables, botellas de canelita destapadas y corazones rotos en nuestra oficina.

Conocido por ser la persona del equipo que más titulares ha enviado con la palabra “Naruto”, Ernesto-San o “el zorro de 69 colas”, sigue consolidándose como el redactor con más conocimiento en manga, animé, yaoi y comer ramen instantáneo a las tres de la tarde en la oficina. 

 ¿Alguna vez has leído tajada, empanada o arepa en alguna noticia? Pues este señor es el responsable. Directamente desde algún lugar del centro del país, Jonathan es uno de los mayores exponentes del humor culinario dejando su bandera (que es una imagen de tajadas con queso rallado) bien en alto.

Trabajador, resiliente y perseverante al mandar la misma idea varias veces para que igual la rechacen cada vez. De Christian Henininguismeyer se pueden decir muchas cosas buenas, pero nunca pronunciar correctamente su apellido.

Tan pálido que lo hemos usado de iluminación cuando se ha ido la luz en la oficina. Con ideas fuera de lo común y un extraño carácter, Alejandro se ha consolidado como la persona que menos nos sorprendería si un día decide hacernos algo. Jeje mentira. ¡Te queremos mucho, Ale! (मद्दत गर्नुहोस्, अलेजान्ड्रोले हामीलाई मारने छ)

Entró a la redacción para convertirse en el colaborador más joven y enviar los chistes clásicos de adolescente sobre pedirle permiso a tus papás, terminar castigado por no hacerle caso a tus papás o consumir perico. ¡Qué horror! Ojalá su mamá esté leyendo esto. Conozca la verdad de la joyita esta, señora Victoria.

Su pasión por el cine coreano solo se compara con el fastidio que nos da escucharlo hablar de eso. Jelambi usa el proceso de escribir titulares para convertir al equipo al Bad Bunnicismo y drenar sus serios problemas emocionales a las 9 AM. Le insistimos que vaya a terapia.

BEEEEE, ¡NUEVOOOOOOOOOOOOOOOOO!

El famoso actor venezolano escribió con nosotros desde el año 2009 hasta 2015 cuando partió a Hollywood. Su belleza inmensurable nos acompañó día a día incluso en los momentos más difíciles del país. Siempre fue un gusto tenerlo con nosotros… y si ya llegaron hasta aquí… ok. Soy el pasante subpagado. En verdad todos estos textos de aniversario los escribí yo mientras los “colaboradores” están tranquilitos durmiendo en su casa. Esos malditos andan celebrando los 12 años de la página y a uno ni le mandan una torta. Bueno me voy que todavía puedo lograr 30 minutos de sueño hoy. Hasta el año que viene.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.