Nacionales |

Para no ser encarcelados, carniceros optan por vender carne con papa


Debido a las recientes detenciones de carniceros en la capital, numerosos profesionales de la carnicería decidieron ayer hacer un cambio de rubro para dedicarse a la venta de carne… con papa. “La cosa esta dura y en momentos de crisis como éste es mejor ser honesto y dedicarse a una profesión más digna, la carne con papas es algo que todo el mundo quiere y necesita, además es un mercado amplio y que no está regulado, da pa’ más, fíjate, aquí tengo el ultimo CD del Conde, Er Conde Racionado” comentó optimista Humberto Ruiz mientras volteaba el anime a un Corsa que pasaba.

Así, miles de excarniceros tomaron las calles, aceras ya autopistas de la ciudad para vender películas y limpiar su imagen de especuladores. “Es que estaban abusando, así no puede vivir una sociedad ¿ve?, con la especulación esa que es tan mala, además es ilegal, eso de vender a sobreprecio. Ahora si me alegro de ver a esa gente dedicándose a algo bonito, algo útil, algo que tanto buscan nuestros chamos. ¡Qué fino es ver que están proveyendo un servicio! ¿Vieron que si se tiene la voluntad, cualquier ser humano puede cambiar?” comentó la señora Josefina Páez mientras compraba un CD de Emilio Lovera en la cola de la autopista.

Los giros económicos que producen las decisiones del gobierno nacional no dejan de impresionar a los venezolanos. Antes de las detenciones a carniceros, el mercado de venta ilegal de las carne con papas lucía abandonado y en franco descenso; ahora es un mercado pujante. Gracias a las colas en la ciudad, los compradores aumentan de manera exponencial y los vendedores no se dan abasto. “Estamos haciendo bien, ya la gente de las colas no está sola ni desprovista: aparte de los platanitos, el agua mineral, la Solera encaletada y los CD’s variaditos de Olga Tañon, ahora usted puede comprar su video de Shakira para verlo empiernao con esa persona especial. Es un servicio que uno presta, muy distinto a aquel oficio mecánico de cortar la punta, limpiarle la grasa, moler la carne. Es algo mucho más satisfactorio. El otro día, por ejemplo, hubo una pareja que me compró una carne con papa y como tenían un DVD en la camioneta, la empezaron a ver ahí mismo. Uno hecho el loco está sembrando el amor en las colas, está dándole vida a la relación de las personas” reflexionó el señor Ruiz, mientras vendía una copia de “Anos de Acero, Bigger, Blacker and Uncut”.

cargando...