Nacionales |

Audio: Damnificados hospedados en Miraflores resuelven todos los problemas del país

ESCUCHA EL AUDIO DE ESTA NOTICIA, EN COLABORACIÓN CON RADIO MILLENIUM MX:
Chiguire Bipolar Radio Epi21 – “Damnificados hospedados en Miraflores” by El Chiguire Bipolar

Un grupo de damnificados que fueron alojados en Miraflores comenzaron a resolver sin querer los problemas del país, lo que los metió en un grave problema con su anfitrión, el Presidente de la República.

Disfrazado de cubano, nuestro pasante subpagado pudo ingresar al Palacio, allí entrevistó a Rosendo Flores, bedel de limpieza en una oficina del Centro y damnificado de 33 años. “La primera noche, después de una tremenda comida que nos dieron, le pedí a uno de los edecanes que me prestara algo de leer, bueno, porque me dieron ganas de ir pa’l baño” afirmó Flores, luego de interrumpir una reunión de consejo de ministros para preguntarles si no había dejado por ahí el cepillo de dientes. “El tipo no me prestó atención, y como yo soy de los que va al baño y tiene que leer manque sea la etiqueta del champú, me metí en una oficina y agarré una carpeta que decía “Presupuesto de la Nación”.

Después de abrir la nevera presidencial para sacar una rodajita de queso, Flores nos indicó el camino al sofá presidencial, adonde encendió un Astor Rojo y prosiguió la entrevista: “Me puse a revisar esa vaina y la verdad es que eso no tenía ni pies ni cabeza. Un desastre, chamo. ¡Cómo botan real estos panas, men! Llamé a mi compadre Ramón, que el bicho es un duro con los números, y nos pusimos a darle duro a esa calculadora. Mueve aquí, pon pa’allá, corta el chorro aquí. Coño, yo sé que nadie nos pidió esa vaina, pero tu sabes como es la cosa cuando uno anda en una casa invitado, a uno le da por ayudar”.

Flores nos confirmó que después de terminar con la carpeta de Presupuesto, revisaron otras carpetas “Había un montón de carpetas, una que se llamaba Reactivación del PIB, otra de Vivienda, Salud, Educación, Finanzas… todas estaban desordenadas, como hechas a los trancazos. Estuvimos dándole toda la noche. Mi compadre Ramón, María Elena, Maigualida, el carajito de Maigualida, una señora que no me acuerdo como se llama y mi persona. Corrige aquí, borra allá, poniendo esas cuentas finas pues. Todo de buena nota, para agradecerle al Presidente el gesto”.

A la mañana siguiente llegaron al Palacio –y a los kioskos de todo el país- periódicos en los que se leían titulares como “Gobierno sorprende a todos al rectificar el rumbo: economía crece un 12.8%”, “Países de todo el continente saludan el nuevo modelo venezolano” y “La receta venezolana: cómo crear un boom de la noche a la mañana”. De acuerdo a las palabras del propio Flores, al contrario de lo que cabría esperar, la respuesta fue dura: “Chávez se puso como un energúmeno. Chamo, y yo que pensaba que el tipo iba a estar contento con la gauchada. El tipo iba y venía jalándose los pelos, repetía que qué bolas teníamos nosotros, que ahora lo dejábamos como un pendejo frente a sus panas del ALBA, que ahora como ganaba una elección sin pobres y cosas así. Verga, super incómodo. Haber sabido que eso iba a ser así y pido un Sudoku.” Flores se despidió, pidiéndole a Dios que pasen pronto las lluvias para irse a dormir a casa de sus suegros. “Al menos allí uno echa una mano y se lo agradecen”

cargando...