Destacada destacadas home Gente |

Señor se arrepiente de buscarle conversa a taxista

Julio Miranda, abogado de 47 años, aseguró el día de hoy estar sumamente arrepentido de haberle buscado conversación a Arnaldo Gutiérrez, un taxista que le realizaba una carrera desde Bello Monte hasta Los Dos Caminos, donde se encuentra ubicado su lugar de trabajo. “Íbamos a la altura de  El Rosal, yo estaba aburrido y él lucia aburrido también. Estábamos escuchando el programa de Nelson Bocaranda; y justo cuando empezó a hablar del problema con Colombia, ahí dije yo, esta es mi oportunidad. Le dije “¿qué bolas esa vaina, no, Maestro?” Grave error, jamás imagine en lo que me estaba metiendo” sentenció Miranda.

El señor Miranda nos comentó que el taxista se incorporó, volteo lentamente hacia él, lo miró a los ojos fijamente y le dijo “Qué bolas es poco para lo que están haciendo con Venezuela. Esta vaina se la llevó quien la trajo, mi amigo. Este tipo, este Chávez, es un bruto. ¿Cómo va a cortar relaciones con Colombia? Primero fue lo del 11 de abril y ahora esta guevonada, yo te digo una vaina mi clave, uno aquí en el taxi escucha mucho, ve muchas cosas y te digo que a este carajo se le va a prender un peo. No, no te estoy hablando guevonadas, los militares están callados pero están arrechos brother, la gente está arrecha también porque ven que aquí todo el mundo hace lo que le da la gana y nadie le pone un parado a esta pila de malandros corruptos. ¡Y dígame usted el otro guevón de Diego Arria, buscando que lo juzgue la vaina esa de La Haya, ¿qué va a hacer La Haya? ¿Va a venir a darle unas nalgadas a Chávez? Nada que ver, este peo tenemos que resolverlo nosotros mismos, porque otros países no velan por la democracia sino por el bi-lle-te. ¿Por qué cree que Obama no hace nada? ¡Guevón no es, el negrito, mientras le vendan petróleo barato ellos con voltear pa’ otro lado tienen! Mire, señor, yo tengo 63 años y antes la vaina no era así mi hermano. Antes la gente respetaba, coño, le daban un asiento a una señora empreñada, saludaban cuando entraban a un ascensor, tu sabes. Esas pequeñas cosas que hacen la ciudadanía, pues. Valores de familia. Eso se perdió por completo: ahora tu ves que los motorizados te rayan el carro y uno no les puede decir nada porque te caen 40 más, una vaina arrecha, mi pana. Y no solo no piden perdón, sino que como andan armados y guapos y apoyados se arrechan, con escopetas y toda vaina. A un colega le reventaron los vidrios con los cascos, ¿Tu has visto esa vaina? Ni en África se ven salvajadas así. Uno se tiene que quedar tranquilo, pero dime una vaina mi pana, ¿quién me paga a mi el retrovisor del carro? No me lo paga nadie, yo trabajando, con 3 hijos que mantener: el otro día se me jodió el alternador y me voy para Boleita al taller. ¿Sabes cuanto me querían cobrar, mi pana? Dime un número. ¡Tres millones, mi pana. Tres millones por un pedazo de  alternador! Coño, yo le dije al tipo, ¿y ese alternador de que es? ¿de un Ferrari? No joda pana, es que abusan de la gente y nadie hace nada. Luego, gracias a Dios lo conseguí por La Candelaria, en un negocio que es del esposo de una prima mía, barato, Bueno, barato no, pero coño, un millón y medio no son tres millones. Ahora esas vainas las traen de Corea, tremendo peo que hay en Corea ¿no? ¿Qué le parece esa vaina?” preguntó el taxista mientras Julio Miranda le daba el dinero y se bajaba corriendo del carro quince cuadras antes de llegar a su trabajo.

cargando...