Política |

Mudan restos del Banco Central de Venezuela al Cuartel de la Montaña

En un solemne acto transmitido en cadena nacional, el Gobierno anunció hoy el traslado de los restos mortales del Banco Central de Venezuela (BCV) al Cuartel de la Montaña, para que descansen en paz en un sepulcro construido expresamente al lado de la tumba del ex presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

A pesar de que los restos no eran más que un par de billetes de 2 bolívares fuertes dentro de una caja de zapatos bien sencilla —para evitar que también se la robaran—, el acto que se celebró fue sentido y majestuoso; incluso Nicolás Maduro, nuestro presidente obrero y amante de las chocochitas con salsa rosada, ofreció unas emotivas palabras de despedida al BCV. “Hoy nos reunimos aquí no para decir adiós, sino hasta luego, querido BCV; hoy pasas a otro plano, a descansar en paz. Yo creí que nada daba más dolor que pisar un Lego mientras uno está jugando, pero no es así, porque despedir a un amigo duele muchísimo más. Perderte es un gran dolor, querido BCV, ¡tú que nos diste tanto!, ¿no es así Jaua, Cabello, Saab, El Aissami, Jorge, Delcy? Es más, dio tanto que hasta traidores imperialistas como Ramírez o (sic) Luisa Ortega se beneficiaron de él. Pero así era nuestro BCV, desinteresado, siempre dispuesto a dar más de lo que tenía, dar sin recibir nada a cambio. Recuerdo un día no hace mucho, en esos en los que ya no tenía nada que dar, que le prestó su bóveda vacía a Merentes para que hiciera una fiesta. ¡Querido BCV, diste tanto que al final te nos moriste en las manos! En fin, el tema de hoy es darle un adiós a nuestro recordado BCV; para nosotros hoy es una honra sembrarte en este edificio, en el que guardamos las cosas cuando ya no nos sirven: hoy descansas en paz aquí, al lado de nuestro Comandante Intergaláctico Supremo con Chromecast, quien tanto te quiso: ¡Paz a sus restos!” sentenció el máximo mandatario mientras sacaba un billete de la caja para hacer algún ritual de babalaos.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.