Nacionales |

Manual Presidencial para baño de 3 minutos


El día de ayer, el Presidente recomendó a los venezolanos duchas de 3 minutos para así ahorrar agua y salvar al planeta. A continuación, el manual detallado cómo debe ser un baño en palabras del propio Presidente:

Minuto 0:00 – 1:00: Abro la ducha. Lo de esperar que el agua se caliente lo dije ayer por aparentar, pero por supuesto que espero que se caliente, después el que te conté se pone como un cheesetris.

Minuto 1:00 – 1:05: Abro el champú, echo un pelito en la mano y me echo esa vaina directo a la cabeza, sin agua. Como aprendí en el cuartel. Doy unas 3 o 4 sacudidas y listo. Este paso puede realizarse solamente los lunes y jueves, los otros días con cepillarse el cabello basta. Les recomiendo que usen los champús que vienen 2 en 1, así se ahorran unos segundos vitales.

Minuto 1:05 – 1:10: Asomo la cabeza y le mento la madre a quien sea que haya bajado la poceta, por su culpa baja la presión del chorro.

Minuto 1:10 – 1:20: Peinado punk con champú. Un clásico que nunca muere. Me sale chiquito, por supuesto, pero igual lo hago.

Minuto: 1:20 – 1:30: Mientras meto la cabeza bajo la ducha para quitarme el champú, recuerdo amenazar a alguien hoy, para que no me pierdan el miedo. Las grandes ideas casi siempre se me ocurren en el baño.

Minuto 1:30: Río mientras compruebo, con hechos, que lo que decía Aristóbulo el otro día es cierto: por alguna extraña razón, los peos en la ducha siempre son potentes.

Minuto 1:30 – 2:15: Me enjabono concienzudamente la parte de arriba del cuerpo. Como me enseñó el viejo, cuando chamo: cara, cuello, el fundillo y el que te conté. Pecho, espalda y brazos, solamente el fin de semana. Detrás de las orejas y los codos, sólo en diciembre y en fiestas especiales.

Minuto 2:15 – 2:30: Echo una meadita chola apuntando al huequito. Algunos podrán pensar que es medio cochino, pero se ahorra agua, en serio. Y si apuntan bien y después le dan unas pataditas al agua, nadie se da cuenta. Yo lo hice por años y ni Nancy ni Marisabel se dieron cuenta.

Minuto 2:30 – 2:35: Me saco el jabón. La espuma, mientras baja por el cuerpo, se encarga de la limpieza de las piernas; enjabonármelas ya sería lujo, ¿para qué?.

Minuto 2:30: Hago con la mano un avioncito y lo meto bajo el chorro de la ducha, mientras digo: “Vengan, pues, gringos cobardes… aquí está el SuperSukhoi esperándolos”.

Minuto 2:45: Salgo y me embojoto en una toalla.

Minuto 2:50: Un edecán moja un algodoncito en alcohol y me lo pasa por detrás de las orejas y en el cuello.

Minuto 2:59: Huelo el interior a ver si aguanta una puesta más. En caso afirmativo, un talcazo porsia.

Minuto 3:00: Listo para devorarme el mundo. Si yo pude, ¿por qué ustedes no? Y esto es con agua en la ducha, les juro por mi madre santa que con potecito de margarina he logrado bañarme en 1 minuto y 20 segundos. Eso sí, calentando el agua en una ollita, porque esa vaina fría me da cosquillas en las tetillas.

¡Patria, socialismo y baño pacuso, venceremos!

El video de la receta:

cargando...