Breves Gente |

Emigración obliga a joven a hacer reuniones con borrachos de plaza

La emigración venezolana ha causado estragos en las relaciones personales de los que aún siguen en el país, como es el caso de Jorge Medina, un joven de 21 años, que por tener a todos sus amigos fuera del país, no le quedó de otra que organizar reuniones con borrachos de plaza.

Jorge, quien para estas reuniones prefiere dejar el iPhone en la casa, habló acerca de sus nuevos amigos. “Bueno bro, en realidad me costó adaptarme un pelo porque esta gente tipo no toman birras, pues. Lo que hacen es caerse que si a caña clara. Tanto así que un día tipo le llevé una de anís y los bichos me dijeron que si era Ricky Ricón y bueno, ahora me llaman así. Otra vaina es que me tocó aprender tipo que si a jugar caballos y ligar con los dedos ¿sabes? Yo sé que eso no hace que el caballo corra más duro, pero me lo tripeo. También me enseñaron a gritarle a las mujeres cosas como: ‘Mi amor’, ‘Reinita’ o ‘Uusssss princesa’. Lo único chimbo de estos nuevos panas es cuando empiezan a hablar de que le dieron unos botellazos a alguien en la noche o que más nunca se les paró, pero equis, igual son mis nuevos convives y nadie es perfecto así que chill”, sentenció Jorge, quien también confesó que lo mejor de estos nuevos amigos es que no tiene que darle la cola a ninguno porque siempre se quedan en la plaza.

 

cargando...