Gente |

Escuela de Comunicación Social gradúa a Pupitre que solo asistió a clases

Este año la Universidad Católica Andrés Bello volvió a cometer un colosal error durante el acto de grado de la promoción XXVII de la Escuela de Comunicación Social. Así como en ocasiones anteriores han licenciado a personas que nunca estudiaron, a promotoras de bebidas gaseosas o a Carla Angola, en esta ceremonia se entregó un título universitario a un pupitre cuyo único mérito fue asistir a todas las clases de la carrera.

Johanna Vivas, compañera de clases del Pupitre, testificó sentirse muy feliz de los logros de la pequeña mesa de trabajo. “Ese pupitre siempre estaba atrás, con un desnivel que hacía que todos los lápices rodaran. Todos pensábamos que era un estudiante muy tímido, pero míralo, graduado y todo. Como nunca hablaba, ni se movía, creíamos era un muchacho… tú sabes… ‘especial.’ Por eso hasta lo cargamos al Aula Magna para que recibiera su diploma. Pero en serio, estoy que si súper orgullosa. Yo recuerdo cuando estábamos en la clase ‘Materia de relleno II.’ Él estaba ahí, tranquilito y escuchando mientras yo no entendía nada porque apenas había aprendido lo que era un verbo el día anterior. La única vez que medio hablé con él fue cuando estábamos en la clase de ‘Matemática de segundo grado para que los graduados no sean unos retrasados III’ que le pasé una chuleta en un examen y el desgraciado no se la pasó al siguiente. Lo peor es que lo descubrieron fue a él y la que pagó fui yo.” Explicó la estudiante, mientras enviaba su portafolio al programa “Vitrina en Construcción” de Televen.

Gabriela Márquez, licenciada en Comunicación Social y ahora profesora de “Materia más o menos difícil en 10mo semestre para hacer repetir a los estudiantes y pagar otro semestre I” resaltó que la Universidad Católica Andrés Bello no es la única casa de estudio que ha otorgado títulos a estos estudiantes especiales. “La Universidad Arturo Michelena, en Valencia, le dio título a un envase Tupperware que estuvo en una esquina por cinco años. En la Universidad Santa María se graduó una burusa de borra, fue un acto bellísimo. Ah, y me contaron que en la Universidad Monteávila le dieron un título a un niño sifrino en estado vegetal, pero que pagó todas sus cuotas. ¿Quién dijo que no hay gente moderna y de mente abierta en este país?” Comentó Márquez mientras le explicaba a sus alumnos la diferencia entre un “Plano Americano” y un “Plano General”.

cargando...