destacadas home Gente |

Descubren monstruo compuesto por dientes de leche en fondo de piscina de pelotas

Empleados de un restaurante de comida rápida ubicado en la estación de servicios de la Autopista Regional del Centro conocida como el Bohío, reportaron el martes pasado actividad inusual en la piscina de pelotas causada por un mutante compuesto de dientes de leche.

El hecho se perpetuó en horas de la tarde, cuando los empleados del establecimiento escucharon ruidos provenientes del área infantil. “Eso empezó en lo que nosotros le decimos hora del burro, porque a esa hora es que pasan los camiones con burros por aquí. Escuchamos unos ruidos rarísimos. Primero pensamos que nos habían mandado otro pollo vivo pegado a la pechuga y que lo habíamos metido en la freidora, porque eso nos ha pasado ya. Revisamos la freidora y no vimos nada aparte de una colita de cabello que flotaba en el aceite. Volvimos a escuchar los gritos esos, que te digo que no parecían humanos. Alberto, uno de los cajeros, empezó a gritar que la cosa venía de la piscina de pelotas, fuimos para allá pensando que alguien había dejado a un bebé abandonado otra vez, pero lo que encontramos fue peor: era como un diente con dientes, una vaina rara”, declaró Mariana Zambrano, gerente del local.

Inmediatamente el personal del sitio de comida rápida llamó a los bomberos, quienes acudieron a controlar la situación. “Nunca nos habíamos enfrentado a algo así. Nosotros no tenemos jaulas ni nada de eso, entonces agarramos una de las cestas en las que meten las papas para freírlas, la amarramos a una manguera y se la lanzamos al mutante encima. Pero fallamos en el lanzamiento. Lo bueno es que le dimos un sundae al monstruo y al ratico el se fue quedando quietecito. Ahí fue cuando lo amarramos para llevarlo a un laboratorio”, expresó William Carrero, bombero y bailarín de salsa casino.

Luego de ser trasladado al laboratorio se determinó que el extraño ser fue consecuencia de la acumulación de dientes de leche depositados en el fondo de la piscina de pelotas, que expuestos al plomo de la bomba de gasolina cercana, generó un mutante. Antonio Camacho, cajero del establecimiento, agregó que “ningún niño se metía ya en esa piscina, quién sabe cuánto tiempo tenía ese bicho ahí abajo. Imagínate que unos papás pensaron que al hijo se lo habían secuestrado aquí, pero seguro fue que la cosa esa se la comió”. Intentamos conversar con la criatura, quien pidió un abogado y se declaró inocente de los cargos de asesinato de menores exclamando “whuuuuiuiuiiiiiihhhhh whuuuuiii, yyuiiiiiii”.

cargando...