Política |

Chávez olvida ordenar fin de cadena y Venezuela ve al Presidente dormir en su cama

En una extraña sucesión de eventos, el día de ayer los venezolanos fueron testigos de los rituales de la vida cotidiana del Presidente Chávez. El hecho sucedió luego de que al Comandante se le olvidara concretar el fin de una cadena nacional y, adicionalmente, postergara ordenar el retiro de los camarógrafos que lo seguían.

Después de visitar al estado Guárico el Ministro de Comunicaciones, Andrés Izarra, no recibió la orden de quitar la cadena nacional del aire y esto desató una insólita programación en la televisión venezolana. “Algo le debió pasar al Comandante que se le olvidó avisarme. Los camarógrafos no dejaron de seguirlo, pero él está tan acostumbrado a las cámaras que ni se dio cuenta. Lo siguieron a un restaurant criollo, allí pidió un pabellón, mango verde con sal y un dulcito de lechoza. El momento más incómodo fue cuando lo siguieron al baño, que afortunadamente tenía cubículo, pero igual se escucharon sus canciones de Reyna Lucero. Al salir, se fue en el helicóptero de regreso a Caracas donde se encerró con unos médicos. En esa parte enfocamos el televisor donde estábamos transmitiendo; eso hace un efecto arrechísimo con unos cuadros y nos distrajimos por unas tres horas. Finalmente, salió de nuevo y lo seguimos hasta su cama. Allí lo vimos dormir por cinco horas, incluso cuando se despertó en medio de la noche gritando que él era Bolívar y el Che al mismo tiempo, luego llamó a Rafael Ramírez para pedir más dinero para la campaña. Volvió a dormirse y al levantarse en la mañana se dio cuenta de las cámaras en su baño personal y ordenó ponerle fin a la cadena. Menos mal que se cortó porque sino íbamos a llegar a la hora del baño y Chávez usa una tina romana que no tiene cortinas ni nada. Demos gracias a Dios.” Explicó Izarra, mientras seleccionaba los insultos que usaría contra el candidato opositor en la cadena del día de hoy.

Los venezolanos no supieron muy bien cómo reaccionar a estos detallados eventos. Julieta Martínez, transeúnte en la Plaza Bolívar de Caracas, aseguró sentirse muy confundida al ver lo que estaban transmitiendo todas las televisoras. “Fue rarísimo, chico. Estaba Chávez haciendo sus cosas del día a día como si no hubiera cámara. Hasta vimos como se paró en un Farmatodo a comprar un desodorante, que por cierto hasta se quejó que ahora venden puro desodorante chiquitico. Bueno, te digo que fue interesante ver cómo vive Chávez. Si no fuera porque no agarra tráfico, no tiene CADIVI y porque creía que podía pagar un kilo de tomate con ocho billetes de cien, te diría que vive casi igual que uno. Incluso se le fue la luz mientras comía allá en Guárico. Eso sí, dormir con Chávez debe ser bien fastidioso, porque cómo da patada ese señor.”

cargando...