destacadas home Internacionales |

Huelga de hambre logra que Insulza recuerde que es hora de almorzar

Las huelgas de hambre realizadas por los estudiantes de la oposición lograron finalmente tener una repercusión positiva la tarde de hoy. El Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, se dirigió brevemente a los medios de comunicación para agradecerle a los huelguistas: “Quiero darles las gracias, porque su lucha me recordó algo que es vital para mi: el almuerzo”.

Insulza, con el talante jovial propio del que tiene la barriga llena, envió un mensaje lleno de empatía y emoción a los estudiantes: “Si yo no como, se lesiona mi cuerpo. Y sin mi cuerpo, se lesiona la OEA y, por ende, la democracia del continente. Así que gracias, valientes jóvenes: su vocación de lucha me recordó algo vital para mi: los ñoquis con salsa pesto”. Mientras se pasaba la manga por la boca, Insulza se deshizo en elogios por el sacrificio mostrado por los huelguistas: “Tuve una mañana ocupadísima: me reuní con una gente ahí de un presupuesto para las laptops nuevas de la sede; luego estuve jugando Angry Birds, pfff, que vicio ese jueguito, me quedé pegado. Luego me conecté a Msn, que tenía tiempo que no pasaba por ahí, y me conseguí a una ex del colegio; resulta que la chama se casó y todo, tiene un bebé, me alegré mucho” afirmó Insulza, mientras les consultaba a los periodistas que escogerían ellos de postre: un Sundae o un McFlurry.

El secretario de la organización internacional extendió una mano amiga a los estudiantes: “Mi asistente, pobrecito, estuvo toda la mañana tratando de recordarme que habían unos muchachos haciendo huelga de hambre allá en Caracas, y que querían reunirse conmigo. Yo me dije a mi mismo: eso es, no he almorzado, ¡con razón este dolor de cabeza que tengo, es pura hambre! Si estos muchachos no se hubiesen sacrificado así, luego me hubiese podido dar una pálida o peor, una gastritis, menos mal que no pasó nada. Gracias a ellos, a esos valientes. Para apoyarlos en su lucha, les envío una dirección de ayuda, info@oea.org, ahí pueden mandar su mail, sin attachments raros, por favor, que los laptps están viejitos. Mándenos su email y ya veremos que hacemos, váyalo” despidió Insulza mientras le pedía a su asistente que le recordara adonde era que tenían la reservación para la cena.

cargando...