Nacionales |

Cápsula Fénix será utilizada como ascensor en Parque Central

Laurence Golborne, ministro chileno de Minas, confirmó esta tarde en rueda de prensa cuál será el destino final de la cápsula Fénix, usada en el rescate de los mineros chilenos, luego de finalizado el operativo de extracción. “Me complace informarles que una vez terminado el rescate de los compatriotas mineros, la cápsula Fénix seguirá llenando de alegrías a miles de familias: nuestro gobierno acaba de darme luz verde para que esta cápsula sea vendida a la administración del conjunto Parque Central, ubicado en el Oeste de la capital Venezolana. Parece que allá tienen problemas muy serios, ojalá les sea útil”.

Beatriz Ochoa, presidenta de la Junta de Condominio de la Torre Mohedano de Parque Central comentó los términos en los cuales se finiquitó la compra de la mencionada cápsula. “Nosotros los contactamos a través de mi cuñado, que es primo de uno de los rescatistas. Pude hablar con el señor Piñera, quien luego de un gran regateo me vendió la capsula Fénix 1. Sí, está toda rayada ya, se le está pelando la pintura, pero por dentro esta nuevecita, de paquete, mi amor. Espero que con esa bicha si solucionemos por fin el rollo de los ascensores, tu no sabes lo que es ese tormento, mi niño” aseguró la señora, mientras invitaba a nuestro pasante subpagado a tomarse un marroncito en una panadería aledaña.

Por su parte, los técnicos encargados de la instalación de la cápsula se mostraron optimistas con la operatividad de la misma. Ramón Ochoa, esposo de Beatriz Ochoa, plomero, maestro de educación física, taxista por las noches y encargado de la sustitución del ascensor por la cápsula, explicó el procedimiento que seguirán: “esta cápsula es un palo mi pana, la vamos a colgar de la misma guaya que ya había antes. El motor que había lo tuve que cambiar porque hacía un escándalo que te cagas; le puse uno de Caprice que le adaptamos arriba para que jale la vaina. Según lo que cuentan los chilenos, la cápsula no es muy cómoda, por eso ya le eché cabeza y le voy a soldar unos ganchos por fuera para que las doñitas puedan colgar afuera la compra mientras suben” afirmó el plomero mientras destapaba un tercio. “Eso sí, en lo que vea a la doñita del 8-P del Caroata le voy a tener que decir que haga dieta, porque veo pelúo que la doña entre con esa maleta”.

cargando...