Breves Nacionales |

Saqueo en tienda homeopática no cura a nadie

homeopatia

En la tarde de hoy, el señor Miguel Hernández, un cumanés de 43 años de edad, confesó haber participado en los saqueos que ocurrieron en su ciudad; sin embargo, reconoció que la tienda homeopática que saqueó no curó a nadie.

“¡Puros frasquitos chiquirriquiticos, con unos nombres todos rarotes y uf, hediondísimos, olían como a flores de hospital!”

–Miguel Hernández

“Soy diabético y estoy necesitando unas medicinas desde hace tiempo. Por purita desesperación, pensé en saquear una farmacia, pero no iba a ganar nada con eso, porque las farmacias están pelaítas desde hace rato, ¿no? Entonces vine de gafo a hacerle caso a mi esposa, ella me dijo que la medicina homeopática es asombrosa, que hasta la culebrilla es capaz de curar —cuando todos saben que eso se quita es rezando— sin embargo, por no dejar fui y que va, ¡puro fraude! Como media hora dándole a esa bendita santamaría para nada, para entrar a la tienda y no saber qué coño agarrar. ¡Puros frasquitos chiquirriquiticos, con unos nombres todos rarotes y uf, hediondísimos, olían como a flores de hospital! Igual me llené los bolsillos, y cuando estaba saliendo, desde atrás del mostrador la muchacha que trabajaba ahí me gritó que tenía que tomarme eso de por vida, con mucha fe, para curarme. ¡No joda, qué desperdicio!” aseguró el señor Hernández, mientras era subido a la camilla de una ambulancia por una baja de azúcar.

Por su parte Jesús “Chuíto” Pérez, otra de las personas que se sumó al saqueo, explicó que su razón para cometer este acto fue el hambre. “Yo vi al vergajo este abriendo la santamaría y dije ¡vámonos, Chuíto, que aquí sacamos la cena fácil! Te hablo claro, yo como lo que sea, pero nada que ver. Ya me he comido dos potes de flores de Bach y uno de hierbas de una cosa dizque St. John’s Wort y sigo con la misma hambrazón. Y yo me pregunto, chico, ¿a quién se le ocurre hacer una tienda de eso? Ni modo, aquí me queda una caja de frascos de ginseng, si eso no me llena será que habrá que saquear otra vez” declaró Pérez, a quien obviamente los productos homeopáticos no le curaron ni el hambre ni lo imbécil.

cargando...