Destacada Internacionales |

Venezuela critica que se premie a una silla con el Nobel de Paz

En un comunicado emitido este jueves en la mañana, el Gobierno venezolano demostró sentirse “grave e irreversiblemente ofendido” por el premio Nobel que recibiera en Noruega una silla de fabricación China.

El comunicado dejaba clara la postura del Gobierno Nacional ante el premio otorgado: “Esto es una muestra más que la más rancia ultraderecha planetaria han pervertido estos premios, los han transformado en un reconocimiento a grandes intereses ocultos que son movidos por el capital, por las grandes corporaciones mercantiles. Es una verdadera vergüenza que una silla reciba tan importante premio, una silla oligarca, con estampadito dorado sobre tela azul rey; bien podría ser la silla de un Diego Arria, de un Mendoza, de Zuloaga. ¿Qué ha hecho una silla por la paz? Pues que sepan los fascistas neocapitalistas salvajes que en Venezuela hay sillas que merecen premios como ese Nobel y muchísimo más. Sillas que han pasado por torturas terribles, sillas Manaplas que han tenido que sostener a gordos inmensos durante interminables partidas de dominó, o la silla de Mari Pili, la de Escarrá o la de Barreto. Sillas como esas si son los mártires de la sociedad moderna; no esa cobarde silla, quien recibe premios amparada por la corrupta sociedad europea” sentenciaba el comunicado.

En la misiva queda claro que la ausencia de la delegación venezolana, así como la crítica a este galardón, refuerza la línea de política exterior “que rechaza todo lo que el imperio diga… a menos que sea el chino”. Puntualizó.

La silla, por su parte, no dijo nada.

cargando...