Internacionales |

Evo suspende su huelga de hambre y llama a Domino’s


Una día después de anunciar una huelga de hambre para presionar por la aprobación de una ley que permita la celebración de elecciones el 6 de diciembre, el presidente de Bolivia Evo Morales abandonó sopresivamente la protesta y llamó para ordenar una pizza. “Su teléfono no tenía saldo, así que le presté el mío. Yo hubiese preferido Papa John’s, pero él es el presidente” señaló uno de los sindicalistas que lo acompañó en la fallida protesta.

Una hora después llegó el pedido. Sin embargo, la llegada de la pizza, lejos de ponerle fin a la protesta, hizo que subieran las tensiones cuando el primer mandatario se negó a pagarle al motorizado, porque se había tardado más de 45 minutos. La protesta casi amerita la intervención del ejército. Finalmente llegó la paz, cuando el motorizado le ofreció a Evo Morales un ticket por un refresco pequeño gratis en su próximo consumo. “Ya está bueno que a nosotros los originarios pretendan vernos la cara de bolsa” afirmó Evo con orgullo, mientras mostraba su ticket.

Finalmente Morales advirtió que su fallido intento no significa una derrota. “Poco a poco, lograremos todo lo que queremos. Le pido paciencia a mis seguidores, estamos cambiando la estrategia de protesta. Para la próxima vez no sabemos si será quemarnos vivos o la ley de hielo”

cargando...